Saltar al contenido

28 de noviembre de 2018

Miércoles 28 de Noviembre de 2.018

Tiempo Ordinario /34º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 21, 12-19

Seréis entregados

(Dijo Jesús a sus discípulos): 12Pero antes de todas estas cosas pondrán sobre vosotros las manos y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y metiéndoos en prisión, conduciéndoos ante los reyes y gobernadores por amor de mi nombre. 13Será para vosotros ocasión de dar testimonio. 14Haced propósito de no preocuparos de vuestra defensa, 15porque yo os daré un lenguaje y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios. 16Seréis entregados aun por los padres, por los hermanos, por los parientes y por los amigos, y harán morir a muchos de vosotros, 17y seréis aborrecidos de todos a causa de mi nombre. 18Pero no se perderá un solo cabello de vuestra cabeza. 19Con vuestra paciencia compraréis (la salvación) de vuestras almas.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Seréis entregados

De todo aquel que cumple con la Ley de Dios, y vive la fe con obras de misericordia, de todo este que es un fiel discípulo de Cristo, dice Jesús: “Seréis entregados aun por los padres, por los hermanos, por los parientes y por los amigos, y harán morir a muchos de vosotros, y seréis aborrecidos de todos, a causa de mi nombre. Pero no se perderá un sólo cabello de vuestra cabeza. Por vuestra paciencia salvaréis vuestras almas.”

Tantos que rezan para salvar almas, y ¿cuántos son perseguidos?

Algunos son y serán entregados por su familia, por los seres que aman, eso dice Jesús de los que, con su paciencia en los tiempos de tribulación, esos, dice Jesús, Dios, que salvarán sus almas. Y, ¿no se viene al mundo para salvar el alma?, sí. Ten paciencia en tiempos de tribulación, porque lo triste es que pierden su alma los que ayudan a los santos a salvarla, esos que persiguen a los santos de Dios.

En todos los tiempos, personas que alardean de fe, incluso de santidad, han perseguido a los santos.

P. Jesús

© copyright