Saltar al contenido

29 de noviembre de 2018

Jueves 29 de Noviembre de 2.018

Tiempo Ordinario /34º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 21, 20-28

El Cielo

(Dijo Jesús a sus discípulos): 20Cuando viereis a Jerusalén cercada por los ejércitos, entended que se aproxima su desolación. 21Entonces los que estén en Judea huyan a los montes; los que estén en medio de la ciudad, retírense; quienes en los campos, no entren en ella, 22porque días de venganza serán ésos para que se cumpla todo lo que está escrito. 23¡Ay entonces de las encintas y de las que estén criando en aquellos días! Porque vendrá una gran calamidad sobre la tierra y gran cólera contra este pueblo. 24Caerán al filo de la espada y serán llevados cautivos entre todas las naciones, y Jerusalén será hollada por los gentiles hasta que se cumplan los tiempos de las naciones.

25Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y sobre la tierra perturbación de las naciones, aterradas por los bramidos del mar y la agitación de las olas, 26exhalando los hombres sus almas por el terror y el ansia de lo que viene sobre la tierra, pues los poderes celestes se conmoverán. 27Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube con poder y majestad grandes.

28Cuando estas cosas comenzaren a suceder, cobrad ánimo y levantad vuestras cabezas, porque se acerca vuestra redención.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El Cielo

Dios ama y protege a los suyos, y si permite su muerte, es porque de vivir, se perdería su fe; entonces, lo regresa a su Amor, por medio de la muerte, y los lleva con Él, al Reino de Dios, allí de donde nadie ha regresado jamás, sólo Cristo regresará, pero, y te lo digo de verdad, NADIE QUIERE REGRESAR DEL REINO DE DIOS, por más que tenga seres queridos aquí, en la tierra. Escucha bien esto, pon atención a mis labios, a mi voz, a mis palabras escritas: NADIE QUIERE REGRESAR DEL CIELO, ¡NADIE!

Ni tú querrás regresar de allí, del Cielo, cuando vayas, después de morir, porque ¿Qué hay mejor que vivir eternamente en el Reino de Dios?

Imagínate, para los que están en el Cielo, regresar a la tierra es como ir, es un ejemplo, para que lo entiendas, es como si tú fueras a vivir a un país donde no hay libertad, ni pan, ni AMOR, donde tu vida peligra continuamente y el miedo vive en tus entrañas y roe tu inteligencia, haciendo de ti un mediocre; pudiendo pensar con sabiduría, uno piensa con astucia, y la astucia, tantas veces es para no dejarse matar, para seguir viviendo con cierta paz, y no es como la sabiduría que es amar a Dios sobre todas las cosas, bendiciendo a todos, y dando el bien a todos. ¿Ves la diferencia? Sí, la ves. Y en un lugar así, hallas a una o varias personas que amas, y alguna-s te aman, pero las ves sufrir, sin libertad, sin pan, sin ropa decente, más bien viviendo con harapos que ni cubren todo el cuerpo. ¿Volverías del Cielo?, ¿o más bien no quisieras que los otros vinieran contigo allí, con Dios mismo, Dios Uno y Trino?

Hablemos de los que están en el Purgatorio, sufriendo tanto, pero han visto de cerca, han conocido, a Dios, han pasado por el juicio personal delante de Cristo, y ¿crees que quieren volver a la tierra? Ninguno de los santos quiere volver a la tierra; todos, o quieren ir al Cielo, o no quieren irse de Él; más bien quieren que tú vayas con ellos.

Cuando un ser querido ha partido, piensas: “¡Ojalá estuviera conmigo!” Y ellos piensan lo mismo de ti: “¡Ojalá estuviera conmigo!”

NADIE QUIERE VOLVER DEL CIELO A LA TIERRA, ¡NADIE!

P. Jesús

© copyright