Saltar al contenido

22 de julio de 2020

Miércoles 22 de Julio de 2.020

Tiempo Ordinario/16º -Fiesta de Santa María Magdalena

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 20, 1-2.11-18

Desesperado sin fe

1El día primero de la semana, María Magdalena vino muy de madrugada, cuando aún era de noche, al monumento, y vio quitada la piedra del monumento. 2Corrió y vino a Simón Pedro y al otro discípulo a quien Jesús amaba, y les dijo: Han tomado al Señor del monumento y no sabemos dónde lo han puesto.

11María se quedó junto al monumento, fuera, llorando. Mientras lloraba, se inclinó hacia el monumento, 12y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabecera y otro a los pies de donde había estado el cuerpo de Jesús. 13Le dijeron: ¿Por qué lloras, mujer? Ella les dijo: Porque han tomado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto. Diciendo esto, se volvió para atrás y vio a Jesús que estaba allí, pero no conoció que fuese Jesús. 15Díjole Jesús: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, creyendo que era el hortelano, le dijo: Señor, si lo has llevado tú, dime dónde lo has puesto, y yo lo tomaré. 16Díjole Jesús: ¡María! Ella, volviéndose, le dijo en hebreo: ¡Rabboni!, que quiere decir Maestro. 17Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido al Padre; pero ve a mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. 18María Magdalena fue a anunciar a los discípulos: <<He visto al Señor>>, y las cosas que le había dicho.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Desesperado sin fe

El que no tiene fe, está desesperado, no cree que Jesús vivió, no cree que Dios redimió al mundo de los pecados, que lo mataron y resucitó.

Tú ten fe, amigo-a, cree que Jesús vivió, cree que Dios redimió al mundo de los pecados, que lo mataron y resucitó.

Ten fe y no vivirás desesperado, como los sin fe, que buscan la verdad y no la hallan, y además creen que nadie los ama de verdad.

Dios te ama, vive en el Sagrario, y está en cuerpo y alma en la Eucaristía.

A Dios lo hallarás en la Iglesia Católica.

P. Jesús
© copyright