Saltar al contenido

20 de marzo de 2019

Miércoles 20 de Marzo de 2.019

Tiempo de cuaresma/2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 20, 17-28

Esos que entregan a los suyos

17Subiendo Jesús a Jerusalén, tomó aparte a los doce discípulos, y les dijo por el camino: 18Mirad, subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los príncipes de los sacerdotes y a los escribas, que le condenarán a muerte, 19y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan, le azoten y le crucifiquen; pero al tercer día resucitará.

20Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose, para pedirle algo. 21Díjole Él: ¿Qué quieres? Ella le contestó: Di que estos dos hijos míos se sienten uno a tu derecha y otro a tu izquierda en tu reino. 22Respondiendo Jesús, le dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber el cáliz que yo tengo que beber? Dijéronle: Podemos. 23Él les respondió: Beberéis mi cáliz, pero sentarse a mi diestra o a mi siniestra no me toca a mí otorgarlo; es para aquellos para quienes está dispuesto por mi Padre.24Oyéndo esto, los diez se enojaron contra los dos hermanos. 25Pero Jesús, llamándolos a sí, les dijo: Vosotros sabéis que los príncipes de las naciones las subyugan y que los grandes imperan sobre ellas. 26No ha de ser así entre vosotros; al contrario, el que entre vosotros quiera llegar a ser grande, sea vuestro servidor, 27y el que entre vosotros quiera ser el primero, sea vuestro siervo, 28así como el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Esos que entregan a los suyos

Jesús de Nazaret, judío, fue entregado por algunos de los suyos. Y la historia siempre quiere repetirse, pero ahora, Dios ¡vive!, ya no es cuestión de mala suerte, sino que la oración lo puede todo, incluso parar tu calvario, incluso el que esos que pretenden crucificarte, no puedan hacerlo, y a cada intento, todo les es imposible; porque ahora tenemos a Cristo vivo, y si vive en ti, serás como un niño, como una niña buena y sin egoísmos, dando siempre una sonrisa porque, no es que no entiendas la maldad de otros, sino que has comprendido LA BONDAD DIVINA.

Dios te ama, y está siempre al lado, y pendiente del que, como niño-a, le llama abba.

Fe, ¡bendita fe!

P. Jesús

© copyright