Saltar al contenido

21 de marzo de 2019

Jueves 21 de Marzo de 2.019

Tiempo de cuaresma/2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 16, 19-25.27-31

El rico

(Dijo Jesús a los fariseos): 19Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino y celebraba cada día espléndidos banquetes. 20Un pobre, de nombre Lázaro, estaba echado en su portal, cubierto de úlceras, 21y deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico; hasta los perros venían a lamerle las úlceras. 22Sucedió, pues, que murió el pobre, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. 23En el infierno, en medio de los tormentos, levantó sus ojos y vio a Abraham desde lejos y a Lázaro en su seno. 24Y, gritando, dijo: Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que, con la punta del dedo mojada en agua, refresque mi lengua, porque estoy atormentado en estas llamas. 25Dijo Abraham: Hijo, acuérdate de que recibiste ya tus bienes en vida y Lázaro recibió males, y ahora él es aquí consolado y tú eres atormentado.

27Y dijo (el rico): Te ruego, padre, que siquiera le envíes a casa de mi padre, 28porque tengo cinco hermanos, para que les advierta, a fin de que no vengan también ellos a este lugar de tormento. 29Y dijo Abraham: Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen. 30El dijo: No, padre Abraham; pero, si alguno de los muertos fuese a ellos, harían penitencia. 31Y le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se dejarán persuadir si un muerto resucita.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El rico

Vemos en el Evangelio de hoy, que el rico, incluso muerto, quiere ser servido. Y profundizando más en el tema, ved cómo el rico no pide salir del Infierno, sino que le alivien los dolores; no pide ir al Cielo, no le dice al Padre Abraham que lo lleve con Él, al Cielo, sino que el pobre Lázaro salga del Cielo, ¡de la dicha sin fin!, y vaya a servirle, a refrescarle con la punta de sus dedos mojados en agua, su lengua. Y luego pide que el pobre Lázaro salga del Cielo, se vaya de la felicidad eterna, y vaya al mundo y avise a sus hermanos; no pide él ir a avisar a sus hermanos. ¿No le harían, sus hermanos, más caso a él, que a Lázaro? ¿No es extraño que no quiera salir del Infierno?, porque pedir, pide imposibles, como que el pobre Lázaro vaya al Infierno, estando en el Cielo, y vaya a cuidarlo a él. ¡Egoísta total!

P. Jesús

© copyright