Saltar al contenido

2 de julio de 2019

Martes 2 de Julio de 2.019

Tiempo Ordinario /13º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 8, 23-27

Sigue a Jesús

23Cuando hubo subido (Jesús) a la nave, le siguieron sus discípulos. 24Se produjo en el mar una agitación grande, tal que las olas cubrían la nave; pero Él, entre tanto, dormía, 25y, acercándose, le despertaron, diciendo: Señor, sálvanos, que perecemos. 26Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar y sobrevino una gran calma. 27Los hombres se maravillaban y decían: ¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Sigue a Jesús

Vive tu propia vida siguiendo a Jesús, subiendo a la misma barca con Él, y todo lo que vivas, en todo ello, pide ayuda a Dios, y acuérdate de darle las gracias.

Mira lo positivo de la tempestad, y es que Jesús, Dios, te la calma. Ve a confesar, acude a comulgar y ten una relación muy personal con Dios, y todo lo demás, acéptalo como la realidad que Dios permite, por la libertad de los demás y la tuya, que eso es la realidad, el que cada persona es libre, libre de subir a la barca con Jesús, libre de remar para Él, para que Dios contemple tus esfuerzos para servirle, para seguirle, para hacer de este mundo un lugar mejor PARA TODOS.

¡Ánimo, que estás en el Equipo de Dios! ¡A remar, compañero, a remar, amigo!

¿Adónde vamos?

Vamos a Casa, al Reino prometido, y que existe después de esta vida, ¡el Cielo!

¡Vamos amigo, vamos! Hay que remar y ayudar a todos, con el ejemplo, a que hagan como tú, y suban a la barca de Jesús, ¡los sacramentos!

Todos a obedecer a Dios, como le obedeció el mar, y la tormenta se calmó. Tú, amigo, obedece, cumple los mandamientos, cumple con tu deber y usa asiduamente de los sacramentos, ¡allí está Dios!, y con Dios, todo lo puedes; repito, todo lo puedes, porque es Dios quien te prepara el camino y las ocasiones, las oportunidades y lo necesario para ser un buen cristiano y ganarte el Cielo, que de eso va tu recorrido en la barca con Jesús, de llegar con ella al Reino de Dios, ¡al Cielo!

¡Dios te espera!

¿A qué esperas?

¡Vamos!, sigue a Jesús, que está subiendo a la barca…

¡Ánimo!, ¡vamos!, vamos.

P. Jesús
© copyright