Saltar al contenido

16 de mayo de 2020

Sábado 16 de Mayo de 2.020

Tiempo Pascual/5º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 15, 18-21

El odio del mundo a ti

(Dijo Jesús a sus discípulos): 18Si el mundo os aborrece, sabed que me aborreció a mí primero que a vosotros. 19Si fueseis del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, sino que yo os escogí del mundo, por esto el mundo os aborrece. 20Acordaos de la palabra que yo os dije: No es el siervo mayor que su señor. Si me persiguieron a mí, también a vosotros os perseguirán; si guardaren mi palabra, también guardarán la vuestra. 21Pero todas estas cosas haránlas con vosotros por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El odio del mundo a ti

¡Estás avisado!, sabes que si eres de Cristo, que si amas y sirves a Dios, vas a ser odiado por los que no aman ni sirven a Dios; así que sígnate y verás que ya pides por los enemigos que vas a tener, de seguro, pero debes saberlo y protegerte de ellos, con la oración a Dios, pidiendo por ellos, para que se salven, para que les des siempre buen ejemplo.

Esa necesidad de ser amado por todos, no puede ser saciada en este mundo, porque, libremente, algunos odian a Dios y a los que le siguen, porque Dios no los eligió. Y, ¿por qué no eligió Jesús a todos para ser sus discípulos?, porque la fe necesita de un carácter bien formado en el bien, en hacer lo bueno; por eso nunca me cansaré de pediros, hijos de Dios, que seáis buenos y hagáis el bien siempre, sin mirar a quien, porque si no tenéis lo básico en vuestro corazón: la paz, el respeto a los demás y a ti mismo, que por lo mismo haces el bien y eres bueno, no te llega la fe. No puede penetrar en un corazón malo, que hace el mal, la fe verdadera, que es hacer el bien.

Un católico no puede ser vengativo, ni dictador, ni cacique, ¡un católico no puede ir de Dios, jamás!; por eso hay malos católicos, por eso algunos se van de la Iglesia verdadera, la Católica, la Universal.

Por ser buen católico, ¡que lo sepas!, el mundo te odiará, y también algunos de tu familia carnal, pero los de la familia espiritual, te amarán y te servirán de ejemplo, y con ello, tus pies te lavarán, para que puedas andar en la verdad del Amor, de ser amado por Dios y por tus verdaderos hermanos en la fe.

¡Estás avisado-a!

P. Jesús
© copyright