Saltar al contenido

15 de mayo de 2020

Viernes 15 de Mayo de 2.020

Tiempo Pascual/5º – San Isidro Labrador

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 15, 1-7

Si das fruto serás podado

(Dijo Jesús a sus discípulos): 1Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el viñador. 2Todo sarmiento que en mí no lleve fruto, lo cortará; y todo el que dé fruto, lo podará, para que dé más fruto. 3Vosotros estáis ya limpios por la palabra que os he hablado; 4permaneced en mí y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto de sí mismo si no permaneciese en la vid, tampoco vosotros si no permaneciereis en mí. 5Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque sin mí no podéis hacer nada. 6El que no permanece en mí, es echado fuera, como el sarmiento, y se seca, y los amontonan y los arrojan al fuego para que ardan. 7Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que quisiereis, y se os dará.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Si das fruto serás podado

Amigo, sufres y tienes enemigos, ¡eres de Cristo!, y Dios permite que sufras como sufre la vid en la poda, para que dé más fruto.

Lo que te ocurre, ¡no es una desgracia!, es lo normal, lo natural que vive el que da fruto de su bendita fe católica, apostólica y romana.

Eres parte de Cristo, y Cristo sufrió mucho, muchísimo. Pero sabes también que resucitó, y tú vas a resucitar y a vivir en la Eternidad Celestial del Amor Universal, y allí ya no habrá más llanto y todos serán fieles amigos; los enemigos no estarán participando contigo de la alegría de la fe, porque si tuvieran fe, no serían tus enemigos.

Resiste, reza, y, haciendo siempre el bien, espera el auxilio que viene de Dios, el auxilio que te puede parecer que tarda, pero es que Dios permite la libertad de otros, mientras esa libertad suya, mal usada, te poda. Y viene Dios, siempre, en auxilio del creyente, del fiel, del que le reza, le pide y, confiando en Él, vive y obra la fe católica.

P. Jesús
© copyright