Saltar al contenido

15 de julio de 2020

Miércoles 15 de Julio de 2.020

Tiempo Ordinario/15º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 11, 25-27

Alaba al Padre

25Por aquel tiempo tomó Jesús la palabra y dijo: Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a los sabios y discretos y las revelaste a los pequeñuelos. 26Sí, Padre, porque así te plugo. 27Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quisiere revelárselo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Alaba al Padre

Ese Dios al que amas, al que pides y sabes que es Todopoderoso, es Dios Padre, tu padre, el Padre de Jesús, Dios Hijo. Alábalo porque todas las cosas las ha hecho bien, las hace bien, y si ha permitido tu venida al mundo, es porque eres tú un deseo de Él, de Dios Padre; Él quería tu vida y aprovechó que se unieron sexualmente el hombre y la mujer que te dieron el cuerpo para contener en él a ti en alma, como sus padres hicieron con ellos, y así toda la generación del hombre es bendita y bendecida por los deseos del Padre de dar vida terrena a las almas que ama y que creó en unidad con Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Él, Dios Padre, merece tu alabanza porque todas las cosas las ha hecho bien, y tú eres una de esas cosas, más que cosa, eres su hijo amado, en el que confía para implantar contigo el amor en grado superior, que es la Caridad.

Alaba al Padre porque te dio a su Hijo unigénito para salvarte, y a Dios Espíritu Santo para amarte, mientras Él te espera en el Cielo, en este nuevo Reino preparado para ti.

Acepta que eres un deseo de Dios que se hizo realidad: ¡tú!

P. Jesús
© copyright