Saltar al contenido

10 de enero de 2020

Viernes 10 de Enero de 2.020

Tiempo Navidad /3º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 4, 14-22a

El impulso del Espíritu te pone en acción

14Jesús, impulsado por el Espíritu, se volvió a Galilea. Su fama corrió por toda la región; 15enseñaba en las sinagogas, siendo celebrado por todos.

16Vino a Nazaret, donde se había criado, y, según costumbre, entró el día de sábado en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura. 17Le entregaron un libro del profeta Isaías, y, desenrollándolo, dio con el pasaje donde está escrito: 18<<El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió para evangelizar a los pobres; me envió a predicar a los cautivos la libertad, a los ciegos la recuperación de la vista; para poner en libertad a los oprimidos, 19para anunciar un año de gracias del Señor>>.

20Y enrollando el libro, se lo devolvió al servidor y se sentó. Los ojos de cuantos había en la sinagoga estaban fijos en Él. 21Comenzó a decirles: Hoy se cumple esta escritura que acabáis de oír. 22aTodos le aprobaban, maravillados de las palabras de gracia que salían de su boca.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El impulso del Espíritu te pone en acción

Esa fuerza que posees, porque la sientes, porque alguna vez la has sentido, es la fuerza del Espíritu, y siguiéndola, algunos te llaman loco, otros, necio, otros, que eres un aburrido, pero a ti te da igual, porque tienes la certeza de que haces lo que tienes que hacer. Esa certeza, ¿quién te la da?, ¿de dónde la has adquirido?… Tú, tú sabes, tienes la certeza, que lo que tienes que hacer, lo debes hacer; algunos dicen que siguen a su corazón, otros, que siguen a su instinto, y muchos que “son como son”. Yo, yo te digo que es Dios Espíritu Santo quien te manda, porque desde siempre existió y mandó con su voz, que las cosas se hicieran y se hicieron solas, es decir, una fuerza las impulsó a crearse, a hacer eso que tienen que hacer: el sol, ser masa que se quema y así alumbra y da color y calor; el aire, ser alimento de vida; el tiempo, pasar y dejar constancia de lo que ocurre, y así en todo, porque Dios lo mandó, como tú sentiste y sientes a veces, que el impulso del Espíritu Santo te manda y te pone en acción, y haces lo que tienes que hacer, ¡porque sí!, como lo hace un pájaro, o una rana, o una persona que te ama y que no puede evitarlo, y te ayuda, aunque ayudándote, se perjudique a sí mismo-a, pero este amor que siente por ti, le empuja con una fuerza tal, que no necesita pensar, sabe lo que tiene que hacer porque todos lo saben; el bebé sale del vientre de su madre sabiéndolo, y llega el día que oye este llamado y lo sigue, y vive independiente de los demás, y hace lo que quiere porque quiere, porque siente la fuerza del impulso vital, que lo pone en movimiento, y por sí mismo, sin consultar con los demás, sigue su impulso y obra por este impulso, que a veces, le trae malas consecuencias, porque ayudar a alguien enfermo, le puede contaminar, pero los misioneros esto hacen, siguen su impulso, el mandato de Dios Espíritu Santo, que ya mandó desde siempre y todo lo bueno se hizo, aunque por el mal, por la desobediencia de hacer sólo el bien, entró el mal en el mundo, y hay mal por bien y por mal, ¡tantas veces!, incluso el exceso de sol daña a la misma naturaleza; pero en un principio, todo era bueno.

Necesitas ir a llenarte del consuelo divino, por la oración, y entonces comprenderás que Dios existió siempre.

Ora más y vivirás mejor. Es un consejo de un buen amigo tuyo, yo.

P. Jesús
© copyright