Saltar al contenido

9 de enero de 2020

Jueves 9 de Enero de 2.020

Tiempo Navidad /3º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 6, 45-52

Orar

45En seguida (Jesús) mandó a sus discípulos subir a la barca y precederle al otro lado frente a Betsaida, mientras Él despedía a la muchedumbre. 46Después de haberlos despedido, se fue a un monte a orar. 47Llegado el anochecer, se hallaba la barca en medio del mar y Él solo en tierra. 48Viéndolos fatigados de remar, porque el viento les era contrario, hacia la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar e hizo ademán de pasar de largo. 49Pero ellos, así que le vieron andar sobre el mar, creyendo que era un fantasma, comenzaron a dar gritos, 50porque todos le veían y estaban espantados. Pero Él les habló enseguida y les dijo: Animo, soy yo, no temáis. 51Subió con ellos a la barca, y el viento se calmó, y se quedaron en extremo estupefactos, 52pues no se habían dado cuenta de lo de los panes; su corazón estaba embotado.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Orar

Dios, Jesús, se fue a orar después de despedir a la muchedumbre; habiendo estado con tantos, tantos que lo admiraban, y en vez de estar lleno de alegría, Jesús los despide y se va a orar a Dios Padre. ¿Por qué?… ¿Quién lo sabe?

¡Ese que es nuevo de hoy!, que no lo vi, ni ayer, ni anteayer, ese dice que lo sabe; ¡escuchémosle!

Y dice: “Pienso, yo creo…, pues, a mi me parece que… verás… … … lo que sé es que si no oro yo, a Dios, tantas veces, después de un día de mucho trabajo, de hablar con mucha gente, yo, yo… yo me siento vacío, si no oro”…

¿Qué sería de una persona sin Dios?…

¿Qué es de las personas que no tienen a Dios?

Se vacían y quedan solas; todo lo dan por la boca, por el habla… y se sienten insatisfechas, porque al darse a los demás, se vacían.

Amigos, sólo Dios puede llenar el alma, tu alma. Y cuando más das a los demás, cuando más sirves a otros, más vacío te quedas, porque la gente da y da, pero es incapaz de recibir de los demás; el ser humano está hecho para dar, para servir, no para tener de los demás. Cuando uno da, se entrega, aunque no tenga a Dios, ni crea en Él, esta persona se vacía, porque el ser humano viene de Dios, y es el único ¡Dios!, quien puede llenarlo, porque el alma se llena de su propia esencia, es decir, alma con alma, y cada alma vive encerrada en un cuerpo humano, y sólo Dios puede llenarla, ¡sólo Dios!; por eso Jesús, que es Dios y hombre verdadero, como hombre oró, porque necesitaba llenar su alma después de haber servido a la muchedumbre que fue a escucharle.

Cuando algunos dicen que el mundo cansa, es porque no oran después de darse, sea con su trabajo profesional, con sus afectos o con su estudio, o el dolor del sufrimiento.

Sí, Dios existe desde siempre. Mañana terminaremos ese tema.

¡Hasta mañana!; te espero.

P. Jesús
© copyright