Saltar al contenido

9 de septiembre de 2016

Viernes 9 de Septiembre de 2.016

Evangelio:

San Lucas 6, 39-42

¡Cuidado!

Luk 6:39 Dijo Jesús a los discípulos una parábola: “¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo?
Luk 6:40 Ningún discípulo está sobre su maestro; para ser perfecto ha de ser como su maestro.
Luk 6:41 ¿Por qué ves la paja en el ojo de tu hermano y no ves la viga en el tuyo?
Luk 6:42 ¿O cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, déjame quitarte la paja que tienes en el ojo”, cuando tú no ves la viga que hay en el tuyo? Hipócrita, quita primero la viga de tu ojo, y entonces verás de quitar la paja que hay en el de tu hermano”.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¡Cuidado!

La mortificación no está pasada de moda, forma parte de la caridad, y hay quien en vez de mortificarse, sí o sí, agrede al hermano para que deje de errar y así no lo fastidie con su imperfección. ¡Cuidado!, sí, cuidado con quien tienes al lado, no sea que te haga perder la fe, esa de la que te dice tener tanta. No sé, no sé…

Tú, sé bueno con todos; especialmente en temas de fe, usa primero la caridad y piensa que la oración lo puede hacer todo, porque Dios es Dios y, por la oración, se pone en marcha y ayuda siempre. Antes de todo lo demás, hay que orar; Jesús, Dios, lo hizo, y es lo que nos enseñó.

P. Jesús

© copyright