Saltar al contenido

8 de julio de 2019

Lunes 8 de Julio de 2.019

Tiempo Ordinario /14º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 9, 18-26

Ten fe en Jesús, es Dios

18Mientras les hablaba (Jesús), llegó un jefe, y acercándosele, se postró ante Él, diciendo: Mi hija acaba de morir; pero ven, pon tu mano sobre ella y vivirá. 19Y, levantándose Jesús, le siguió con sus discípulos. 20Entonces una mujer que padecía flujo de sangre hacía doce años, se le acercó por detrás y le tocó la orla del vestido, 21diciendo para sí misma: Con sólo que toque su vestido seré sana. 22Jesús se volvió y, viéndola, dijo: Hija, ten confianza; tu fe te ha sanado. Y quedó sana la mujer en aquel momento. 23Cuando llegó Jesús a la casa del jefe, al ver a los flautistas y a la turba de plañideras, 24dijo: Retiraos, que la niña no está muerta: duerme. Y se reían de Él. 25Una vez que la muchedumbre fue echada fuera, entró, tomó de la mano a la niña y ésta se levantó. 26La nueva se divulgó por toda aquella tierra.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Ten fe en Jesús, es Dios

Dios Hijo, Jesús, te ama, te ama tanto, que dio su vida por ti, para que tú, tú tengas vida eterna, con Él, si creyendo en Él, en Dios, pones tus esperanzas, tu fe, tu vida a su servicio.

Todos pueden servir a Jesús, sean casados, solteros, sacerdotes, religiosos, consagrados; todos deben servir a Jesús, ¡Dios!, porque su destino, tu destino, depende de ello, de que vivas la fe, y si la tienes, la vivirás, harás tu vida viviéndola bajo la Ley de Dios, amándole sobre todas las cosas y personas, comprendiendo que todos sois libres, y que a veces vives mal, por la libertad de otros que no quieren que vivas bien; y ¿qué tiene que ver Dios con esto? Dios pactó la libertad para todos, y también la SANTIDAD para los que quisieran; si tú quieres y otros no quieren, ¡no eches la culpa a Dios!; Dios no tiene la culpa de que la libertad de otros, sea dejar de hacer el bien; Dios no tiene la culpa de la muerte, Dios hizo al hombre para vivir sin morir, pero el pecado de desobediencia cometido por Adán y Eva, pecando contra Dios, llevó a todos al exilio, a la muerte; es la muerte y el exilio del Paraíso, lo que se recibe por culpa del pecado de nuestros primeros padres. ¡Dios no hizo la muerte ni la enfermedad!, Dios Hijo devolvió a la vida a varios que habían muerto, pero aquí, en la tierra, no es el lugar de la vida eterna para el hombre, nuestro lugar es el Cielo, el Reino de Dios, allí, sí, ¡Allí! está nuestra VERDADERA TIERRA; cuando lo comprendas, entonces vivirás mejor aquí en esta tierra, este lugar donde todos se ganan el Cielo, por la fe en Jesús de Nazaret, ¡Cristo!, el Mesías.

P. Jesús
© copyright