Saltar al contenido

7 de julio de 2019

Domingo 7 de Julio de 2.019

Tiempo Ordinario /14º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 10, 1-12.17-20

Misión de los setenta y dos

1Después de esto, designó Jesús a otros setenta y dos y los envió, de dos en dos, delante de sí, a toda ciudad y lugar adonde Él había de venir, 2y les dijo: La mies es mucha y los obreros pocos; rogad, pues, al amo mande obreros a su mies. 3Id, yo os envío como corderos en medio de lobos. 4No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias, y a nadie saludéis por el camino. 5En cualquier casa en que entréis, decid primero: La paz sea con esta casa. 6Si hubiere en ella un hijo de la paz, descansará sobre él vuestra paz; si no, se volverá a vosotros. 7Permaneced en esa casa y comed y bebed lo que os sirvieren, porque el obrero es digno de su salario. No vayáis de casa en casa. 8En cualquier ciudad donde entréis y os recibieren, comed lo que os fuere servido, 9y curad a los enfermos que en ella hubiere, y decidles: El reino de Dios está cerca de vosotros. 10En cualquiera ciudad donde entréis y no os recibieren, salid a las plazas y decid: 11Hasta el polvo que de vuestra ciudad se nos pegó a los pies, lo sacudimos sobre vosotros, pero sabed que el reino de Dios está cerca. 12Yo os digo que aquel día Sodoma será tratada con menos rigor que esa ciudad.

17Volvieron los setenta y dos llenos de alegría, diciendo: Señor, hasta los demonios se nos sometían en tu nombre. 18YÉl les dijo: Veía yo a Satanás caer del cielo como un rayo. 19Yo os he dado poder para andar sobre serpientes y escorpiones y sobre todo poder enemigo, y nada os dañará. 20Mas no os alegréis de que los espíritus os estén sometidos; alegraos más bien de que vuestros nombres estén escritos en los cielos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Misión de los setenta y dos

Ve unido a la Iglesia y enseña, a cuantos encuentres, la alegría de vivir teniendo el amor de Dios en cada uno.

Vas a tener que empezar de cero, porque muchos no creen en nada ni en nadie; por eso, lo primero es que demuestres tú, con tus obras, que tienes fe, que amas a Dios sobre todas las cosas, y, ¡ya verás, ya! cómo muchos se acercarán a ti para dejar su soledad.

Muchos están solos porque nadie les ha demostrado aún que son otro Jesús, que han venido a servirles.

P. Jesús
© copyright