Saltar al contenido

26 de septiembre de 2018

Miércoles 26 de Septiembre de 2.018

Tiempo Ordinario /25º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 9, 1-6

La misión de los apóstoles

1Habiendo convocado (Jesús) a los doce, les dio poder sobre todos los demonios y de curar enfermedades, 2y les envió a predicar el reino de Dios y a hacer curaciones. 3Y les dijo: No toméis nada para el camino, ni báculo, ni alforja, ni pan, ni dinero, ni llevéis dos túnicas. 4En cualquier casa en que entréis, quedaos allí, sin dejarla hasta partir. 5Cuanto a los que no quieran recibiros, saliendo de aquella ciudad, sacudíos el polvo de los pies en testimonio contra ellos. 6Partieron y recorrieron las aldeas anunciando el Evangelio y curando en todas partes.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La misión de los apóstoles

Es tan maravilloso que Jesús sea Dios, y que por unirse uno a Jesús, que es Dios, puede en nombre de Jesús, que es Dios, hacer Dios milagros contigo, sí, según tu fe. Es de fe.

Si Dios no hace milagros contigo, es que no tienes aún suficiente fe.

Y, otra cosa es lo que dijo Jesús: “Convocó Jesús a los doce y les dio poder y potestad sobre todos los demonios, y para curar enfermedades.” Porque este poder de Dios, lo tiene depositado la Iglesia en sus obispos, con los sacramentos.

Quiero hablar del sacramento de la Unción de los Enfermos; si estás muy enfermo-a, pide ayuda a la Iglesia, pide recibir la Unción de los Enfermos. Y a veces me he preguntado también, ¿no será que este sacramento también sirve para sanar a los poseídos por Satanás, a los que tienen el dolor de los hechizos y maldiciones de los malos? No hay nada como el poder de Dios, y Dios está en los sacramentos. ¿Será que no hay suficiente fe?

P. Jesús

© copyright