Saltar al contenido

18 de noviembre de 2019

Lunes 18 de Noviembre de 2.019

Tiempo Ordinario /33º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 18, 35-43

¿Preguntas tú por saber quién es Jesús?

35Acercándose (Jesús) a Jericó, estaba un ciego sentado junto al camino pidiendo limosna. 36Oyendo a la muchedumbre que pasaba, preguntó qué era aquello. 37Le contestaron que era Jesús Nazareno que pasaba. 38El se puso a gritar, diciendo: Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí. 39Los que iban en cabeza le reprendían para que callase, pero él gritaba cada vez más fuerte: Hijo de David, ten piedad de mí. 40Deteniéndose Jesús, mandó que se lo llevasen, y cuando se le hubo acercado, le preguntó: 41¿Qué quieres que te haga? Dijo él: Señor, que vea. 42Jesús le dijo: Ve, tu fe te ha salvado, 43y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios. Todo el pueblo que esto vio, daba gloria a Dios.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¿Preguntas tú por saber quién es Jesús?

Tú que no conoces a Jesús, Dios, ¿preguntas para saber quién es?

Te interesa conocer a Dios, te interesa aumentar tu fe. Pregunta.

Pregunta a la Iglesia Católica, que Él mismo fundó en San Pedro y sus apóstoles. Entérate de qué va la fe, de quién es Jesús, el Dios Hijo.

Y cuando hayas escuchado a quien sabe, entonces, haz como el ciego del Evangelio de hoy, y pídele a Dios ayuda, porque Dios es Dios, y puede ayudarte, quiere ayudarte, espera ayudarte, pero antes tienes que pedírselo. Pide y espera, ten fe y aguarda; y mientras pasa el tiempo, sé bueno y haz el bien; como esperas que Dios te lo haga, como pretendes que Dios te sirva, así haz tú con Él, porque ya Dios Hijo, Cristo, te salvó la vida muriendo por ti, ahora tú debes hacer tu jugada, porque Dios ya murió y resucitó. Ten fe y confianza en el Hombre que es Dios y que ganó a la muerte. ¡Vive! Vive y pide, y espera y enseña con tus palabras y obras, que Dios es tu Dios, al que amas y en quien confías por todas las cosas de tu vida.

P. Jesús
© copyright