Saltar al contenido

12 de septiembre de 2020

Sábado 12 de Septiembre de 2.020

Tiempo Ordinario/23º -Dulce nombre de María

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 6, 43-49

Los hijos

(Dijo Jesús a sus discípulos): 43Porque no hay árbol bueno que dé fruto malo, ni tampoco árbol malo que dé fruto bueno, 44pues cada árbol se conoce por su fruto; y no se cogen higos de los espinos, ni de la zarza se vendimian racimos. 45El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca cosas buenas, y el malo saca cosas malas de su mal tesoro, pues de la abundancia del corazón habla la lengua. 46¿Por qué me llamáis Señor, Señor, y no hacéis lo que os digo?

47Todo el que viene a mí y oye mis palabras y las pone en obra, os diré a quién es semejante. 48Es semejante al hombre que, edificando una casa, cava y profundiza y cimienta sobre roca; sobreviniendo una inundación, el río va a chocar contra la casa, pero no puede conmoverla, porque está bien edificada. 49El que oye y no hace, es semejante al hombre que edifica su casa sobre tierra, sin cimentar, sobre la cual choca el río, y luego se cae y viene a ser grande la ruina de aquella casa.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Los hijos

Hay hijos malos de padres buenos, y hay hijos buenos de padres malos.

El fruto del que habla Jesús, Dios, es el de las palabras y obras de cada uno.

P. Jesús
© copyright