Saltar al contenido

12 de febrero de 2019

Martes 12 de Febrero de 2.019

Tiempo Ordinario /5º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 7, 1-13

“Honra a tu padre y a tu madre”

1Se reunieron en torno a Él (Jesús) fariseos y algunos escribas venidos de Jerusalén,2los cuales vieron que algunos de los discípulos comían pan con las manos impuras, esto es, sin lavárselas, 3pues los fariseos y todos los judíos, si no se lavan cuidadosamente, apegados a la tradición de los ancianos, no comen; 4y de vuelta de la plaza, si no se aspergen, no comen, y otras muchas cosas que guardan por tradición: el lavado de las copas, de las vasijas y de las bandejas. 5Le preguntaron, pues, fariseos y escribas: ¿Por qué tus discípulos no siguen la tradición de los antiguos, sino que comen pan con manos impuras? 6Él les dijo: Muy bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, según está escrito:

<<Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí, 7pues me dan un culto vano, enseñando doctrinas que son preceptos humanos>>.

8Dejando de lado el precepto de Dios, os aferráis a la tradición humana. 9Y les decía: En verdad que donosamente abrogáis el precepto de Dios para guardar vuestra tradición. 10Porque Moisés ha dicho: Honra a tu padre y a tu madre, y el que maldiga a su padre o a su madre es reo de muerte. 11Pero vosotros decís: Si un hombre dijere a su padre o a su madre: <<Corbán>>, esto es, ofrenda, sea todo lo que de mí pudiera serle útil, 12ya no le permitís hacer nada por su padre o por su madre, 13anulando la palabra de Dios por vuestra tradición que se os ha transmitido, y hacéis otras muchas cosas por el estilo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

“Honra a tu padre y a tu madre”

¿Dónde guardas el recuerdo de tus padres, en tu corazón?

Hay quien guarda el recuerdo de sus padres en su mente, pensando día y noche en todo lo que vivieron con sus padres, sin poner el corazón en los recuerdos, sólo la mente, para buscar e indagar en una perfección que ellos no tienen y la buscan para sus propios padres.

Muchos se lavan las manos antes de comer, y se apartan de su corazón cuando hablan de sus padres. ¡No saben lo que hacen!

No te fíes de nadie que no tenga en su corazón el recuerdo de sus padres, aunque sean unos padres malos; si no están en su corazón, te aseguro que tampoco te tendrá a ti en él, porque quien no ama a sus padres, sean buenos o malos, ¡que hay muchos de malos!, entonces no podrá ser fiel, ¡jamás! en el amor. Porque es sagrado honrar al padre y a la madre; aceptando su libertad, pero siendo dueño de la tuya, los amas y rezas por ellos, haciéndoles siempre el bien.

Dijo el mismo Dios, Jesús: “Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre”. Y “el que maldiga a su padre o a su madre, que sea castigado con la muerte”. Pero pocos, muy pocos, aman a sus padres con el corazón, perdonándoles todo mal recuerdo; por eso muchos mueren antes de llegar a la ancianidad, porque el mandamiento que tiene promesa de larga vida, el cuarto, no se cumple. Dios puede cambiar el curso de un río, puede separar unas aguas, puede sanarte de toda enfermedad, por cumplir el cuarto mandamiento. Sólo tú decides si quieres tener larga vida por la promesa de Dios.

P. Jesús

© copyright