Saltar al contenido

10 de marzo de 2019

Domingo 10 de Marzo de 2.019

Tiempo de cuaresma/1º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 4, 1-13

Cuántos tientan a Dios

1Jesús, lleno del Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto 2y tentado allí por el diablo durante cuarenta días. No comió nada en aquellos días, y pasados, tuvo hambre. 3Díjole el diablo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. 4Jesús le respondió: <<No sólo de pan vive el hombre>>.

5Llevándole a una altura, le mostró desde allí, en un instante, todos los reinos del mundo, 6y le dijo el diablo: Todo este poder y su gloria te daré, pues a mí me ha sido entregado, y a quien quiero se lo doy; 7si, pues, te postras delante de mí, todo será tuyo. 8Jesús, respondiendo, le dijo: Está escrito: <<Al Señor tu Dios adorarás y a Él sólo servirás>>.9Le condujo después a Jerusalén y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; 10porque escrito está: <<A sus ángeles ha mandado sobre ti para que te guarden 11y te tomen en las manos para que no tropiece tu pie contra las piedras>>.12Respondiendo, díjole Jesús: Dicho está: <<No tentarás al Señor tu Dios>>.13Acabado todo género de tentaciones, el diablo se retiró de Él hasta el tiempo determinado.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Cuántos tientan a Dios

Sí, hoy en día, también, también siguen tentando a Dios, Jesús; y en vez de pedir, le ordenan, no tienen respeto a Dios. Y Dios tiene el poder de ayudar a enseñarte cómo debes pedir, y lo hizo, dando a conocer el Padrenuestro. ¿Ya lo rezas tú, con total devoción?

Reza a Dios el Padrenuestro, y si lo meditas, verás que en esta oración está todo incluído, todo lo que tú necesitas de verdad.

No seas como algunos que se creen Dios. Tú aprende la doctrina católica y rígete por la Sagrada Biblia, y verás que no tendrás necesidad de tentar a Dios, porque, en saber la Palabra, hay la dicha de la sabiduría y la alegría de la fe.

Lee, lee, sobre todo, los Evangelios.

Y vive con fe, pidiendo las cosas a Dios, rezándole el Padrenuestro.

P. Jesús

© copyright