Saltar al contenido

11 de marzo de 2019

Lunes 11 de Marzo de 2.019

Tiempo de cuaresma/1º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 25, 31-46

Jesús, Dios, vendrá en su Gloria

(Dijo Jesús a los discípulos): 31Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria y todos los ángeles con Él, se sentarán sobre su trono de gloria. 32Y se reunirán en su presencia todas las gentes, y separará a unos de otros, como el pastor separa a las ovejas de los cabritos, 33y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. 34Entonces dirá el Rey a los que están a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. 35Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; peregriné, y me acogisteis; 36estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; preso, y vinisteis a verme.37Y le responderán los justos: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, sediento y te dimos de beber? 38¿Cuándo te vimos peregrino y te acogimos, desnudo y te vestimos? 39¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte? 40Y el Rey les dirá: En verdad os digo que cuantas veces hicisteis eso a uno de estos mis hermanos menores, a mí me lo hicisteis.

41Y dirá a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno, preparado para el diablo y para sus ángeles. 42Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 43fui peregrino, y no me alojasteis; estuve desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis. 44Entonces ellos responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o peregrino, o enfermo, o en prisión, y no te socorrimos? 45El les contestará diciendo: En verdad os digo que, cuando dejasteis de hacer eso con uno de estos pequeñuelos, conmigo dejasteis de hacerlo. 46E irán al suplicio eterno, y los justos, a la vida eterna.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Jesús, Dios, vendrá en su Gloria

Ten esperanza, no permitas que nadie te la quite, guárdala en tu corazón, ámala y propágala, aun a los que no quieran creer; propágala con el ejemplo de tu fe.

Volverá este Jesús que vieron subir al Cielo. Volverá con toda su Gloria, para que los que han creído en Él, vayan al Cielo y disfruten de las delicias del Amor de un Padre, ¡Dios!, que sabe lo que más feliz te va a hacer, y te lo puede dar y te lo quiere dar, ¡para toda la eternidad!

Los cuerpos resucitarán y se unirán a las almas que ya están en la Gloria, y habrá un Cielo nuevo, esa Tierra nueva, que es el Reino Celestial.

¡No dejes que nadie te quite tu esperanza!

Confía en la Palabra de Dios.

Y tú, amigo seminarista, que sepas que tu alegría será cumplida, si cumples con la voluntad de Dios; ¡jamás te separes de la Iglesia Católica!, ni vayas jamás contra el Papa; y a todos, acepta cómo son ahora, y cámbialos con tu oración, por tus sacrificios y por el ejemplo que vean de ti, ¡discípulo FIEL de Cristo Rey! Todos esperamos tanto de ti, sobre todo, que cuando seas sacerdote, des a Jesús vivo, ¡que lo representes, y confieses a los pecadores!, ¡que lo hagas vivir para cada uno que necesita de Él!; y TODOS necesitan de Dios, tú también.

P. Jesús

© copyright