Saltar al contenido

31 de mayo de 2020

Domingo 31 de Mayo de 2.020

Tiempo Pascual/8º -Solemnidad de Pentecostés

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 20, 19-23

Jesús entra en los corazones cerrados

19La tarde del primer día de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se hallaban reunidos los discípulos por temor de los judíos, vino Jesús y, puesto en medio de ellos, les dijo: La paz sea con vosotros. 20Y diciendo esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron viendo al Señor. 21Díjoles otra vez: La paz sea con vosotros. Como me envió mi Padre, así os envío yo. 22Diciendo esto, sopló y les dijo: Recibid el Espíritu Santo; 23a quienes perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Jesús entra en los corazones cerrados

Ni puertas, ni corazones cerrados, son un impedimento para que entre Dios, porque la Iglesia Católica reza por todos, como estaban rezando los primeros discípulos, después de la muerte de Jesús.

¡La Iglesia es Santa!

¡La Iglesia Católica es Santa!, reza por todos, y la Santa Misa preside sus plegarias, y ofrece a Dios mismo, su mismo sacrificio de dolor y muerte en la Cruz para la salvación del mundo.

Si tú te salvas, es por la oración de los fieles católicos a Dios, que viven y reviven una y otra vez, el sacrificio de Jesús muerto en Cruz.

La Iglesia Católica tiene el PODER, que le viene de Dios, de ayudar a todas las almas a salvarse; pide por todas ellas, pidiéndolo todo a través de Cristo, con Cristo, para que el Dios Hijo, Jesucristo sea glorificado; y en esa glorificación, Dios Padre es glorificado, porque Jesús obedeció en todo al Padre Dios, y siendo así, los católicos somos los verdaderos discípulos de Cristo, porque obedecemos en todo al Padre, y todo por amor. ¿Hay algo más difícil y a la vez más maravilloso en este mundo, que amar a Dios y obedecerlo?, no.

P. Jesús
© copyright