Saltar al contenido

31 de enero de 2020

Viernes 31 de Enero de 2.020

Tiempo Ordinario /3º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 4, 26-34

Tus buenas obras crecen sin que tú lo sepas

26Decía (Jesús a la muchedumbre): El reino de Dios es como un hombre que arroja la semilla en la tierra, 27y ya duerma, ya vele, de noche y de día, la semilla germina y crece, sin que él sepa cómo. 28De sí misma da fruto la tierra, primero la hierba, luego la espiga, en seguida el trigo que llena la espiga; 29y cuando el fruto está maduro, se mete la hoz, porque la mies está en sazón.

30Decía: ¿A qué asemejaremos el reino de Dios o de dónde tomaremos la parábola? 31Es semejante al grano de mostaza, que, cuando se siembra en la tierra, es la más pequeña de todas las semillas de la tierra; 32pero, sembrado, crece y se hace más grande que todas las hortalizas, y echa ramas tan grandes, que a su sombra pueden abrigarse las aves del cielo.33Y con muchas parábolas como éstas les proponía la palabra, según podían entender, 34y no les hablaba sin parábolas; pero a sus discípulos se las explicaba todas aparte.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Tus buenas obras crecen sin que tú lo sepas

Amigo, amiga, qué buena noticia, todo lo bueno que haces, todo lo bueno que dices, crece sin que tú lo sepas, ¡pero CRECE!

¡Alegría!

Sea que duermas, sea que estés en vela, tú no lo ves, pero ¡sí!, por ahí se propaga tu bondad.

Esa bondad que has tenido, ella ha crecido y has ayudado, ¡servido!, a los demás, y crece, sin que tú lo sepas, TU BONDAD.

Que sí, ¡que sí!, que esto va así. ¡Alegría!

Gracias, tu Dios te da, ¡seguro!

P. Jesús
© copyright