Saltar al contenido

2 de noviembre de 2019

Sábado 2 de Noviembre de 2.019

Tiempo Ordinario /30º – Conmemoración de todos los fieles difuntos

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 14, 1-6

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida

(Dijo Jesús a sus discípulos): 1No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo diría, porque voy a prepararos el lugar. 3Cuando yo me haya ido y os haya preparado el lugar, de nuevo volveré y os tomaré conmigo, para que donde yo estoy estéis también vosotros.4Pues para donde yo voy, vosotros conocéis el camino.

5Díjole Tomás: No sabemos adónde vas: ¿cómo, pues, podemos saber el camino? 6Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida

Nuestro Rey, Jesucristo, va a volver a buscarnos, cuando haya preparado nuestro lugar; entonces vendrá a buscarnos para reinar y hacernos felices bajo el yugo suave de su reinado; Él, el Rey, y María, su Madre y la nuestra, La Reina.

Ahora el mundo vive bajo la opresión del Maligno, que tiene nombre: Satanás, el Diablo, la Bestia, el Dragón.

¿Quién no conoce el dolor de este reinado de ahora? Todos. Todos sufrimos el poder del Maligno, que tiene un camino propio que es el egoísmo, la soberbia, el orgullo desmedido, la soledad de los celos y la perfidia de la venganza por la envidia.

Hijo, hija, tú aprende de Jesús a ser mortificado, mortificada, a aguantar el mal que te llega y te dan; tú aprende a dar bien por mal, porque vivirás en el Reinado de Cristo; los malos viven ya en el reinado de la oscuridad, donde, egoístas necios, quieren que todos olviden el bien, renuncien al Camino, la Verdad y la Vida, y mueran, por matar la libertad de los demás. Tú, hijo, hija, no mates la libertad de nadie, cumple las leyes civiles y obedece fielmente a la ley de Dios, y verás cómo muchos malos se arrepienten y regresan a Jesús, el Dios del Amor Verdadero.

Aguanta, resiste, sé bandera para los que no tienen patria, para los que van a morir si tú no aguantas en victoria, la bondad de la doctrina católica.

P. Jesús
© copyright