Saltar al contenido

14 de julio de 2019

Domingo 14 de Julio de 2.019

Tiempo Ordinario /15º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 10, 25-37

Parábola del samaritano

25Levantóse un doctor de la Ley para tentarle y le dijo (a Jesús): Maestro, ¿qué haré para alcanzar la vida eterna? 26Él le dijo: ¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees? 27Le contestó diciendo: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y al prójimo como a ti mismo.28Y le dijo: Bien has respondido. Haz esto y vivirás. 29El, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?

30Tomando Jesús la palabra, dijo: Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó y cayó en poder de ladrones, que le desnudaron, lo cargaron de azotes y se fueron, dejándole medio muerto. 31Por casualidad, bajó un sacerdote por el mismo camino, y, viéndole, pasó de largo. 32Asimismo un levita, pasando por aquel sitio, le vio también y pasó adelante. 33Pero un samaritano, que iba de camino, llegó a él, y, viéndolo, se movió a compasión, 34acercóse, le vendó las heridas, derramando en ellas aceite y vino; lo hizo montar sobre su propia cabalgadura, lo condujo al mesón y cuidó de él. 35A la mañana, sacando dos denarios, se los dio al mesonero y dijo: Cuida de él, y lo que gastares, a la vuelta te lo pagaré. 36¿Quién de estos tres te parece haber sido prójimo de aquel que cayó en poder de ladrones? 37El contestó: El que hizo con él misericordia. Contestóle Jesús: Vete y haz tú lo mismo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Parábola del samaritano

Si tú quieres saber lo que se necesita para salvarte, este es el evangelio que necesitas leer y reflexionar sobre él.

¡Vamos allá!

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas” y con toda tu mente, y “a tu prójimo como a ti mismo”.

Esto es lo que ha estado escrito desde siempre, amar a Dios y a tus semejantes. No es bueno para nadie, el no cumplir con estos dos grandes mandamientos, y es bueno para todos, el hacerlo.

Amar a Dios, a muchos les convence, ¡un Dios tan bueno! ¡Jesús que dio su vida por nosotros! Es cierto, todo es cierto, y amarle, es fácil, amar a una Persona, a Dios, que nos ama tanto. Pero… pero… las cosas cambian cuando se trata de amar al que no conocemos, a la-s personas que nada sabemos de ellas y, peor es, amar a los que nos han dañado y, mucho peor, es amar a los que nos siguen dañando. ¡No al divorcio! ¿Entendido? No al divorcio, porque Dios no quiere esto, es más, quiere que amemos incluso al enemigo; y, a veces, un matrimonio acaba siendo, por Satanás, dos enemigos viviendo en el mismo hogar. ¡No es solución el divorcio! La solución es el amor verdadero, por ambas partes. Pero si una de ellas está muy ofuscada por el pecado, el deber del que esté más cuerdo en la inspiración de la fe, debe ser de ayudar al otro. El Demonio, Satanás, quiere acabar con el amor, porque es el amor lo que odia de Dios, ese Amor desinteresado, total e infinito que nos tiene, por eso quiere destruir los matrimonios, porque ¡es tan bueno el amor romántico para los esposos!

Hijos, hijas, la vida va de sufrimiento, ¡todos sufren! ¡Nadie vive para siempre! Los famosos mueren, los ricos mueren, y tú y yo morimos, así que ¡por Dios! ¡La vida va de amor!

Perdona, perdona, perdona, estas pequeñas o grandes cosas del cónyuge; quizás está pasando por una gran batalla interior y, a veces, interior y exterior a la vez. Habla, en un buen momento, con él, con ella, y dile que sufres, que no lo comprendes, no la comprendes, pero que por amor a Dios, y el que le llevó a darse en matrimonio contigo, hay que intentarlo de nuevo, una y otra vez. Si no te hace caso, busca un santo sacerdote para que hable con él, y/o a un familiar suyo que os quiera ayudar, y/o amigo santo que desea echaros una mano; y si no hace caso, quizás debáis de pensar que, a lo mejor, este matrimonio contraído ante Dios, en la Iglesia Católica, posiblemente no sea válido; y entonces, antes de perder la fe, antes de perder tu dignidad como persona, ve al Obispado de tu Diócesis, y pide ayuda canónica. ¡Es gratis!

P. Jesús
© copyright