Saltar al contenido

1 de junio de 2016

Miércoles 1 de Junio de 2.016

Evangelio:

San Marcos 12, 18-27

Cuestión de la resurrección

Mar 12:18 Se acercaron a Jesús algunos saduceos, de los que dicen que no hay resurrección, y le preguntaban, diciendo:
Mar 12:19 “Maestro, Moisés nos ha prescrito que si el hermano de uno viniese a morir y dejare la mujer sin hijos, tome el hermano esa mujer y dé sucesión a su hermano.
Mar 12:20 Eran siete hermanos. El primero tomó mujer, pero al morir no dejó descendencia.
Mar 12:21 La tomó el segundo, y murió sin dejar sucesión, e igual el tercero,
Mar 12:22 y de los siete ninguno dejó sucesión. Después de todos murió la mujer.
Mar 12:23 Cuando en la resurrección resuciten, ¿de quién será la mujer? Porque los siete la tuvieron por mujer”.
Mar 12:24 Díjoles Jesús: “¿No está bien claro que erráis y que desconocéis las Escrituras y el poder de Dios?
Mar 12:25 Porque, cuando resuciten de entre los muertos, ni se casarán ni serán dadas en matrimonio, sino que serán como ángeles en los cielos.
Mar 12:26 Por lo que toca a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído en el libro de Moisés, en lo de la zarza, cómo habló Dios diciendo: “Yo soy el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob”?
Mar 12:27 No es Dios de muertos, sino de vivos. Muy errados andáis”.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Cuestión de la resurrección

Hijos, hijos de Dios, católicos todos de fe y con vocación a la santidad; el matrimonio es un  camino de santidad; los esposos deben ser santos, tienen que ser santos y ser luz del mundo. Cristo ama a los esposos. Su madre tuvo esposo, el casto San José, el que enseñó a andar a Dios, el que lo alimentó y lo cuidó, y en eso puso todo su afán, como todo el afán de los esposos está y debe de estar en la prole, en sus hijos, en los frutos de su amor. Dios ama a los esposos que ven el matrimonio como lo que es, un camino de santidad, un camino para la fe y, viviendo la caridad, ser espejo su familia, de la Sagrada Familia.

Búscate un esposo que quiera vivir contigo en la tierra y en el Cielo.

Búscate una esposa que quiera vivir contigo en el Cielo y en la tierra.

Amén.

P. Jesús

© copyright