Saltar al contenido

7 de noviembre de 2017

Martes 7 de Noviembre de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 14, 15-24

Si te invitan ¿vas a una gran fiesta?

Luk 14:15 Uno de los invitados dijo a Jesús: “Dichoso el que coma pan en el Reino de Dios”.
Luk 14:16 Él le contestó: “Un hombre hizo un gran banquete e invitó a muchos.
Luk 14:17 A la hora del banquete envió a su siervo a decir a los invitados: “Venid, que ya está preparado todo”.
Luk 14:18 Pero todos, unánimemente, comenzaron a excusarse. El primero dijo: “He comprado un campo y tengo que salir a verlo; te ruego que me excuses”.
Luk 14:19 Otro dijo: “He comprado cinco yuntas de bueyes y tengo que ir a probarlas; ruego te que me excuses”.
Luk 14:20 Otro dijo: “He tomado mujer y no puedo ir”.
Luk 14:21 Vuelto el siervo, comunicó a su amo estas cosas. Entonces el amo de la casa, irritado, dijo a su siervo: “Sal aprisa a las plazas y calles de la ciudad, y a los pobres tullidos, ciegos y cojos, tráelos aquí”.
Luk 14:22 El siervo le dijo: “Está hecho lo que mandaste, y aún queda lugar”.
Luk 14:23 Y dijo el amo al siervo: “Sal a los caminos y a los cercados y obliga a entrar para que se llene mi casa”.
Luk 14:24 Porque os digo que ninguno de aquellos que habían sido invitados gustará mi cena”.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Si te invitan ¿vas a una gran fiesta?

La mejor fiesta a la que puedes acudir, es asistir a la Santa Misa; el Pan es Cristo, y te alimenta para la vida eterna.

Invita tú a los demás a ir a Misa, y ve con ellos, y disfruta de la gran belleza de esta real fiesta, donde el Novio está presente y se entrega en la eucaristía, para que tu fe sea alegría.

Disfruta de ir a comulgar, disfruta de ir a Misa, disfruta de leer la Sagrada Biblia, y de hacer obras de misericordia y caridad.

Dios te ve y te apoya, está contento de ti, porque le has dicho que sí, que sí quieres tener fe y vivirla, y propagarla y disfrutar de la dicha de los que no dudan, sino que tienen claro su futuro, el Cielo eterno.

María quiere verte feliz, contento, porque sabe que tu alegría es ir a Misa y comulgar, después de confesarte y de orar.

Ora, habla a Dios de las cosas que necesitas hablar con Él, sobre todo, háblale de la fe, de que te la aumente, te la preserve, y te haga propagarla con tus obras y palabras de caridad.

P. Jesús

© copyright