Saltar al contenido

9 de octubre de 2016

Domingo 9 de Octubre de 2.016

Evangelio:

San Lucas 17, 11-19

Los diez leprosos

Luk 17:11 Yendo Jesús hacia Jerusalén, atravesaba por entre Samaría y Galilea,
Luk 17:12 y, entrando en una aldea, le vinieron al encuentro diez leprosos, que a lo lejos se pararon,
Luk 17:13 y, levantando la voz, decían: “Jesús, Maestro, ten piedad de nosotros”.
Luk 17:14 Viéndolos, les dijo: “Id y mostraos a los sacerdotes”. En el camino quedaron limpios.
Luk 17:15 Uno de ellos, viéndose curado, volvió glorificando a Dios a grandes voces,
Luk 17:16 y cayendo a sus pies, rostro en tierra, le daba las gracias. Era un samaritano.
Luk 17:17 Tomando Jesús la palabra, dijo: “¿No han sido diez los curados? Y los nueve, ¿dónde están?
Luk 17:18 ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero?”.
Luk 17:19 Y le dijo: “Levántate y vete, tu fe te ha salvado”.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Los diez leprosos

Tú, que eres católico, tú que eres creyente y estás bautizado, ¿das gracias a Dios, cuando has recibido algún bien inesperado, cuando te has salvado de un peligro, cuando has recibido la ayuda de un amigo, de un familiar, de alguien que, sin esperarlo, te ha venido a ayudar?

Dios mueve los corazones, Dios endereza lo doblado, Dios hace regresar al necesitado, Dios bendice tu vida a través de otros; dale las gracias a Dios por todo; no seas como esos nueve que, una vez curados, no han vuelto a darle las gracias a Jesús crucificado, a Dios, que te ha librado de males e infortunios, y te ha bendecido, quitando de ti el peligro, y entregándote la salvación que viene de Él mismo, por morir por ti en la Cruz.

Ve, dile a Jesús, que… “¡gracias!”. Y luego vive tu vida, demostrando con toda ella, que te sabes salvado, sanado por Dios.

Y siempre que lo necesites, ¡ve a Jesús!, Él te espera siempre en el Sagrario, esperando que vayas, que regreses algún día, para darle las gracias por la Eucaristía, por todo lo que has recibido de Dios.

Ve, visita a Jesús en el Sagrario, haz como el leproso extranjero, que supo valorar lo que tantos católicos no saben apreciar, a Dios, a Jesús, que sana y salva.

Tú, ve a darle las gracias.

P. Jesús

© copyright