Saltar al contenido

9 de diciembre de 2019

Lunes 9 de Diciembre de 2.019

Tiempo Adviento /2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 5, 17-26

Tus pecados están perdonados: levántate y anda

17Sucedió un día que, mientras enseñaba (Jesús), estaban sentados algunos fariseos y doctores de la Ley, que habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea, y de Jerusalén, y la virtud del Señor estaba en Él para curar. 18Y he aquí que unos hombres que traían en una camilla un paralítico buscaban introducirle y presentárselo; 19pero, no encontrando por dónde meterlo a causa de la muchedumbre, subieron al terrado y por el techo le bajaron con la camilla y le pusieron en medio, delante de Jesús. 20Viendo su fe, dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. 21Comenzaron a murmurar los escribas y fariseos, diciendo: ¿Quién es este que así blasfema? ¿Quién puede perdonar los pecados sino sólo Dios? 22Conociendo Jesús sus pensamientos, respondió y les dijo: 23¿Por qué murmuráis en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil decir: Tus pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? 24Pues para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder sobre la tierra para perdonar los pecados — dijo al paralítico —: A ti te digo, levántate, toma la camilla y vete a casa. 25Al instante se levantó delante de ellos, tomó la camilla en que yacía y se fue a casa, glorificando a Dios. 26Quedaron todos fuera de sí, glorificando a Dios, y, llenos de temor, decían: Hoy hemos visto cosas increíbles.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Tus pecados están perdonados: levántate y anda

Hablemos claro. Ven, ven…

Te fuiste a confesar, con dolor en tu corazón y sangrando éste por haber ofendido a Dios, al faltar contra uno o alguno de los mandamientos de su Ley, la Ley de Dios.

Entonces, ¿por qué sigue afligido tu corazón, pensando que no tienes el perdón de Dios? ¿No curó Dios al paralítico? Entonces, ¿no puede también perdonar tus pecados? Anda, ve y anda, ya Dios ha curado tu parálisis, ya sabes el camino que lleva a la Vida Eterna.

¡Anda! ¡Tus pecados te son perdonados!

P. Jesús
© copyright