Saltar al contenido

9 de diciembre de 2016

Viernes 9 de Diciembre de 2.016

Evangelio:

San Mateo 11, 16-19

Los hechos dan razón a la Sabiduría

Mat 11:16 Dijo Jesús a la gente: “¿A quién compararé yo esta generación? Es semejante a niños sentados en la plaza, que se gritan unos a otros
Mat 11:17 diciendo: “Os tocamos la flauta, y no habéis bailado; hemos endechado, y no os habéis golpeado el pecho”.
Mat 11:18 Porque vino Juan, que no comía ni bebía, y dicen: “Está poseído del demonio”.
Mat 11:19 Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Es un comilón y un bebedor de vino, amigo de publicanos y pecadores”. Y la Sabiduría se justifica por sus obras”.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Los hechos dan razón a la Sabiduría

Amados, ni Juan el Bautista, ni Jesús, fueron del agrado de muchos.

¿Puedo yo, sacerdote, esperar algo mejor? No lo espero.

Esa es la sabiduría, esperar todo de Dios.

Esa es la sabiduría, amar a Dios sobre todas las cosas.

Esa es la sabiduría, saber que voy a sufrir, que vas a sufrir.

Y, ¿qué me encuentro cada día?; con hijos e hijas de Dios, tú, que te parece increíble que sufras.

Lees, meditas la Biblia, escuchas mis homilías, y te sigue extrañando que tengas que sufrir, por y para algo; eso haces. Sabes que te digo la verdad.

Pero, el colmo, el “no va más”, es que alguna vez, tú, tú has dudado de Dios, tú te has enfrentado a Dios, por tus penas, y le has “pasado cuenta de ellas”.

Sí, sí… Eso has hecho, ¡lo sé!

Un día, dices amar a Dios, y al otro, echas a rodar todo este amor a Él, plagado de fe viva y todo. ¿Por qué? Porque dices no entender la vida. ¡Te falta sabiduría!

La Sabiduría no se canta en las plazas, no se toca con la flauta; la sabiduría se adquiere cuando se sufre. ¡Sí hijo mío, sí! Sólo cuando sufres, alcanzas sabiduría.

Ahora comprendes por qué Dios permite tu sufrimiento, porque te quiere sabio, quiere que creas en Él, en que Jesús es el Mesías, Éste que comió y bebió con publicanos y pecadores, ¡contigo!

P. Jesús

© copyright