Saltar al contenido

9 de agosto de 2016

Martes 9 de Agosto de 2.016

Evangelio:

San Mateo 10, 28-33

No tengáis miedo

Mat 10:28 Dijo Jesús a sus discípulos: “No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, que el alma no pueden matarla; temed más bien a aquel que puede perder el alma y el cuerpo en la Gehenna.
Mat 10:29 ¿No se venden dos pajaritos por un as? Sin embargo, ni uno de ellos cae a tierra sin la voluntad de vuestro Padre.
Mat 10:30 Cuanto a vosotros, aun los cabellos todos de vuestra cabeza están contados.
Mat 10:31 No temáis, pues. ¿No aventajáis vosotros a los pajaritos?
Mat 10:32 Pues todo el que me confesare delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre, que está en los cielos;
Mat 10:33 pero a todo el que me negare delante de los hombres, yo le negaré también delante de mi Padre, que está en los cielos”.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

No tengáis miedo

Confiesa con tu conducta que tienes a Dios, que eres de Dios, que Jesús es tu Señor; y Dios, Jesús, intercederá por ti a Dios Padre, el Creador de Cielos y tierra, el Dios Omnipotente, Sabio, Justo, Misericordioso, que quiere ver tus obras, saber de tu conducta, y premiarte por ello.

Cuando busques cónyuge, siendo tú el dueño de tu vida, busca una persona que sea digna de que Jesús hable de ella al Padre, y el Padre la bendiga y la llene de los dones que necesita para hacerte feliz y llenar su vida de obras santas que le llevarán al Cielo, a la Promesa del Evangelio para los que, aun teniendo miedo, oyen la voz del Pastor que dice: no tengáis miedo, vosotros valéis más que muchos pajarillos.

Dificultades, en la vida hay, los problemas existen, y todos llevan su cruz, tengan o no dinero, sean atractivos, inteligentes, buenos empleados o dueños. ¿Dime de alguien que no sufra, que no haya sufrido?

Todos tienen miedo, pero Jesús les pide a sus discípulos, que no tengan miedo, porque Él, Jesús, Dios, está con ellos y hablará al Padre de ellos, de ti.

Confía en Jesús, y busca para casarte una persona de confianza, de la que te puedas fiar, de la que, si es mujer, sepas, tengas la certeza de que tus hijos serán tuyos; y si es hombre, sepas, tengas la certeza de que sólo tendrá hijos contigo, de ti. ¡No sufras en vano! Vive libre y feliz, casándote con quien no te niegue el derecho y el deber de cumplir con la voluntad de Dios. ¡Sé santo-a! ¡Sed santos!

No tengáis miedo, Dios Padre manda a sus ángeles para que te cuiden en tus necesidades.

No tengas miedo. Elige bien a tu futuro cónyuge, y no temerás verte sin amor, y no temerás a quedarte solo, ni a vivir sola-o, estando con él-ella.

No tengas miedo, haz la voluntad de Dios, cumple los mandamientos, y así tu conciencia no te dará miedo JAMÁS.

No estás solo, tienes a Dios, no le dejes por amor humano, llévale contigo siempre; que Dios esté siempre dentro de ti, por vivir tú en Gracia suya. No pierdas la Gracia de Dios por un mal entendido amor humano, porque luego tendrás miedo, mucho miedo, como a tantos les ha pasado; tú confía en tu Señor y sigue al Mesías, tu Dios salvador, tu Dios de Amor.

P. Jesús

© copyright