Saltar al contenido

8 de septiembre de 2020

Martes 8 de Septiembre de 2.020

Tiempo Ordinario/23º -Natividad de la Virgen María

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 1, 18-23

“Lo que en ella ha sido concebido es obra del Espíritu Santo”

18La concepción de Jesucristo fue así: Estando desposada María, su madre, con José, antes de que conviviesen, se halló haber concebido María del Espíritu Santo. 19José, su esposo, siendo justo, no quiso denunciarla y resolvió repudiarla en secreto. 20Mientras reflexionaba sobre esto, he aquí que se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir en tu casa a María, tu esposa, pues lo concebido en ella es obra del Espíritu Santo. 21Dará a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús, porque salvará a su pueblo de sus pecados. 22Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que el Señor había anunciado por el profeta, que dice:

23<<He aquí que una virgen concebirá y parirá un hijo, Y se le pondrá por nombre Emmanuel>>, que quiere decir <<Dios con nosotros>>.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

“Lo que en ella ha sido concebido es obra del Espíritu Santo”

El Profeta lo dijo mucho antes, dijo que: “Mirad, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán por nombre Emmanuel”, que significa” Dios-con-nosotros”. Pero hay quien cree lo que quiere de la Sagrada Biblia, y hay quien la falsea, y hay quien la manipula, y hay quien dice que todo es simbólico. ¿Quizás él tampoco existe?, ¿quizás es sólo un símbolo, y él, en vez de ser persona, es un sueño?

¡Vamos a ver! Lo escrito, escrito está, y las profecías se cumplieron en el Niño Jesús. ¿Cierto? Si no crees en esto, ¿para qué lees la Biblia?…

Algunos leen la Sagrada Biblia y no la entienden, no la comprenden; pero la leen para entenderla, para comprenderla. Otros sólo la leen para buscarle fallos a Dios. Sí, he dicho esto, para hallarle fallos a Dios, para criticarlo, para querer dejarlo mal en las cosas que hacía el hombre al que Él, Dios, ama.

Dios quiere el bien, pero las personas no siempre hacen el bien, y todo y así, la historia tiene la coherencia de estar al servicio de Dios, que todo lo perdona, que todo lo comprende, y que a todos ha sometido bajo la Ley del Cielo, la Suya, la Sagrada Ley de Dios: los diez mandamientos de su propia Ley, que impone a los hombres, a ti, para que escribas tu historia bajo la luz del amor con que Dios te ama, te amó, y te amará en la Eternidad Celestial.

P. Jesús
© copyright