Saltar al contenido

8 de agosto de 2018

Miércoles 8 de Agosto de 2.018

Tiempo Ordinario /18º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 15, 21-28

¡Señor, ayúdame!

21Saliendo de allí Jesús, se retiró a los términos de Tiro y de Sidón. 22Una mujer cananea de aquellos contornos comenzó a gritar, diciendo: Ten piedad de mí, Señor, Hijo de David; mi hija es malamente atormentada por el demonio. 23Pero Él no le contestaba palabra. Los discípulos se le acercaron y le rogaron, diciendo: Despídela, pues viene gritando detrás de nosotros. 24Él respondió y dijo: No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. 25Mas ella, acercándose, se postró ante Él, diciendo: ¡Señor, socórreme! 26Contestó Él y dijo: No es bueno tomar el pan de los hijos y arrojarlo a los perrillos. 27Mas ella dijo: Cierto, Señor, pero también los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus señores. 28Entonces Jesús le dijo: ¡Oh mujer, grande es tu fe! Hágase contigo como tú quieres. Y desde aquella hora quedó curada su hija.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¡Señor, ayúdame!

Tú, cuando tengas problemas con tus hijos, sean cuales sean los problemas que tengas, ve a Dios, ve a Jesús, con fe, y dile: ¡Señor, ayúdame!, y Dios te ayudará.

Aunque el hijo-s no quisiera ser ayudado por Dios, si un padre, si una madre, le pide auxilio a Dios por su-s hijo-s, ¡Dios lo-a ayudará! Es de fe.

Sólo necesitas de tu fe y oración.

Por lo demás, no te pongas deprimido-a, ni histérico-a, ni pierdas la paciencia o la paz, pero deberás esperar al tiempo de Dios; mientras, sigue dando tus buenas obras y buen ejemplo de fe, de piedad, de justicia, caridad y mortificación; y Dios hará, en su momento. No entorpezcas su acción con tu prisa, aunque sea algo urgente, como acabar con la adicción a la droga, como devolver la salud al enfermo, como que se termine una relación de fornicación. Tú, padre, madre, y mejor ambos juntos y unidos, ved al enfermo, porque el pecador también es un enfermo, con ojos de misericordia; no tengas ira ni odio, porque Satanás lo tentó y cayó; debes tener paciencia, no digo ceder a que muera por su enfermedad, sino a atenderlo, a cuidarlo, a curarlo, con tus cuidados hacia su mente, su cuerpo, su espíritu.

Para cuidar de su mente, no le sentencies como pecador, no le digas que es un inútil, que su vida no vale la pena, que no es digno de vivir, que te arrepientes de haberle dado la vida, de que haya nacido de ti. ¡¡¡¡Calla!!!! Deja que Dios te utilice en tu bondad, en tu caridad, que debes de darle, porque es tu deber ante Dios, dar caridad a todos, también a tu-s hijo-s. Y aunque la amargura te corroa el alma, y aunque estés desesperado-a por la mala actuación de tu hijo-a, ¡por Dios!, te lo suplico, por Dios, hijo-a, calla y reza. Nunca te arrepentirás de haber callado tu amargura, tu dolor, tu tristeza, tu queja, tu crítica, tu gran pena. Dísela a Dios, pero a nadie más, ni a tu cónyuge. Que nada negativo salga de tu boca, porque todo mal hace mal, y debes ser siempre bueno-a.

No están bien las correcciones fraternas por maneras propias de hacer las cosas lícitas; si no es nada que vaya contra los diez mandamientos de la Ley de Dios, matan a la persona; de a poco, que va perdiendo su propio respeto, se hace inseguro-a y deja de tener ganas de vivir, de luchar.

Tú reza, da buen ejemplo, y, confiando en Dios, sé positivo-a; dile siempre a tu hijo-a, “eso…, con Dios lo vas a lograr; prepárate, fórmate, infórmate, reza, pide ayuda a Dios Espíritu Santo y confía en la Divina Providencia, que te saldrá al paso, a medida de tus necesidades; empieza y sigue cada día; confía en que todo lo bueno, todo bien, tiene un lugar en el mundo. Yo creo en ti, rezo por tu persona e intenciones. Todo saldrá bien, aunque hallarás obstáculos, pero podrás superarlos con fe, con bondad, con paciencia y viviendo la caridad;” “eso… te hace apartarte de Dios y te irá mal; medítalo bien, no quiero que sufras; eres mi hijo-a, te quiero y quiero lo mejor para ti; créeme, y ten fe, busca agradar a Dios en todas las cosas, porque Dios te ama y tiene misericordia infinita. Vuelve a empezar en tu vida, haciendo lo correcto, lo mejor, porque tienes actitudes y no haces todo lo bueno ni todo el bien que debes hacer, por deber humano, por ser ciudadano del mundo; el mundo necesita de ti, de que des lo mejor que puedas dar, y puedes dar mucho bien. Yo confío en ti, en tus buenas aptitudes, en la bondad de tu corazón; yo quiero que seas feliz, haciendo lo bueno, el bien, lo correcto. Te quiero mucho”.

Padres, hay frases maravillosas que deben de repetirse una y otra vez, aunque interiormente puedas estar desanimado, y es que Satanás también te tienta a ti, a desanimarte, para que dejes que tu hijo se pierda; porque mientras un padre, una madre, confíe en su hijo, este hijo sí o sí, tiene esperanza en sí mismo; por eso Dios siempre confía en ti, porque es el Padre por excelencia, el verdadero padre de cada uno de nosotros, el que decidió nuestra vida y nos la dio; el que perdona siempre, porque sabe que en el mundo vive el pecado, heredado de nuestros primeros padres, que aquí están Satanás y sus secuaces, toda una gama de demonios tentadores de mal y maldades.

Cuando tu hijo-a es tentado al mal, tú eres tentado al orgullo, a no querer perdonarlo, ayudarlo, comprenderlo, aconsejarlo bien, a perder la paciencia. ¡Tienes que ser humilde! Porque sólo la humildad puede hacer frente a Satanás, a los demonios, al dolor, al orgullo.

El dolor lo da el mundo.

El orgullo es tuyo.

Valora a tu hijo-a, como hijo-a de Dios, y lucha por él, como lucharía un santo para salvar un alma que se la quiere llevar el Diablo.

Lucha para el Reino de los Cielos, que es tu heredad y la de tus hijos, la de tu familia.

En el Cielo, podéis estar todos juntos eternamente, pero debes querer estar allí tú y tu-s hijo-s; si tienes este fin en tu mente, en tu corazón, hallarás los medios para ayudar a Dios a darte a ti y a tu-s hijo-s el Reino Celestial.

Usa de los sacramentos y la oración. ¡No hay nada más poderoso que tu unión con Dios!

Confía en la verdad, en que tú eres un elegido-a para ayudar a Dios a salvar a otros.

Estás aquí por el Plan universal de Dios, de salvar al mundo, ésta es tu misión, tu salvación y la de todo el mundo.

Da buen ejemplo.

Dios confía en ti.

P. Jesús

© copyright