Saltar al contenido

7 de diciembre de 2018

Viernes 7 de Diciembre de 2.018

Tiempo de adviento /1º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 9, 27-31

“Sí, Señor”, le dijiste a Jesús, Dios

27Partido Jesús de allí, le seguían dos ciegos dando voces y diciendo: Ten piedad de nosotros, Hijo de David. 28Entrando en la casa, se le acercaron los ciegos y les dijo Jesús: ¿Creéis que puedo yo hacer esto? Respondiéronle: Sí, Señor.29Entonces tocó sus ojos, diciendo: Hágase en vosotros según vuestra fe. 30Y se abrieron sus ojos. Con tono severo les advirtió: Mirad que nadie lo sepa; 31pero ellos, una vez fuera, extendieron su fama por todo aquel país.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

“Sí, Señor”, le dijiste a Jesús, Dios

Dios recuerda siempre. Se acuerda de tu fe y de las obras de la misma, y te salva, te sana y te aleja de la maldad de los sin corazón.

En estos tiempos de crisis económica, muchos dejan a los pobres, a los que antes tenían dinero y ahora son pobres, a los que no supieron o no quisieron ahorrar y los invitaron a fiestas y les dieron regalos, como el de la vida, en muchos; pero ha llegado la crisis, y se conocen los corazones; los débiles, esos que creen más en el dinero que en Dios, serán capaces de robar, incluso a sus progenitores, o algunos, a sus hijos, y aún los criticarán y los calumniarán para vivir en una conciencia a medida. Hay, de esos hay. Y hay que rezar por ellos, mucho. No digo que hay que apartarse de ellos, porque ellos mismos ya se van. ¿Quién se queda con el pobre?; ¿quién se quedó con Jesús, Dios?; la Virgen María, San Juan, algunas mujeres, pocas, y Dios Padre, que siempre estuvo pendiente de Él, de Cristo Rey.

Si tú estás atravesando por momentos así, déjame decirte, que si te mantienes fiel, Dios sacará un bien, para ti, de todo esto, porque la vida es maravillosa.

Deja que Dios te perdone, y perdónate; y a los que no te perdonan, reza por ellos y perdónales tantas cosas como ellos también han hecho mal, como una de ellas es esta traición, y el negarte su perdón y volver a empezar.

Dios empezará contigo. Hay un lugar para ti en el mundo, la vida es maravillosa.

¡Ánimo! Dios confía en ti, se fía de ti.

P. Jesús

© copyright