Saltar al contenido

6 de julio de 2017

Jueves 6 de Julio de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 9, 1-8

No pienses mal de Dios

Mat 9:1 Subió Jesús a una barca, hizo la travesía y vino a su ciudad.
Mat 9:2 Le presentaron a un paralítico acostado en su lecho, y, viendo Jesús la fe de aquellos hombres, dijo al paralítico: “Confía, hijo; tus pecados te son perdonados”.
Mat 9:3 Algunos escribas dijeron dentro de sí: “Este blasfema”.
Mat 9:4 Jesús, conociendo sus pensamientos, les dijo: “¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones?
Mat 9:5 ¿Qué es más fácil: decir “tus pecados te son perdonados” o decir “levántate y anda”?
Mat 9:6 Pues para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder sobre la tierra de perdonar los pecados, -dijo al paralítico-: “Levántate, toma tu lecho y vete a casa”.
Mat 9:7 Él, levantándose, fuese a su casa.
Mat 9:8 Viendo esto, las muchedumbres quedaron ensimismadas de miedo y glorificaban a Dios de haber dado tal poder a los hombres.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

No pienses mal de Dios

Dios puede perdonar tus pecados, y puede hacer contigo lo que tú le permitas hacer.

No tengas miedo del poder de Dios, y pon tu fe y las obras de la misma, al servicio de Dios.

Deja que Dios te utilice, y bendice a todo el mundo, sea que te hayan hecho obras de bien o te hayan causado mucho dolor, porque tú eres la esperanza de Dios; Él, Dios, Jesús, espera que perdones, y perdonando, aunque no te pidan perdón, te llenes de alegría, porque los santos no son tristes, los santos son personas alegres, aun frente a las adversidades de la vida, pero su alegría es consciente de saber dónde tiene que estar su esperanza, ¡en Dios!, en Jesús, que pasó haciendo el bien, como tú debes hacerlo, si le amas. ¿Amas a Dios? ¡Alegría!, por tus obras he visto que sí, que amas a Jesús, que crees en Él, que sabes que es el Mesías, tu Salvador, tu Señor.

Que nadie piense mal de Dios, porque Dios puede hacer todas las cosas nuevas, y puede cambiar a todos los hombres de buena voluntad, que no piensan mal de Él, que creen que puede Dios, perdonarles los pecados; que puede Dios, llenarles de bendiciones, el resto de su larga vida.

La fe es esto, pedir y creer.

¡Alegría!

P. Jesús

© copyright