Saltar al contenido

5 de septiembre de 2016

Lunes 5 de Septiembre de 2.016

Evangelio:

San Lucas 6, 6-11

Sobre la observancia del sábado

Luk 6:6 Otro sábado, entrando Jesús en la sinagoga, enseñaba; y había allí un hombre que tenía una mano seca.
Luk 6:7 Le observaban los escribas y fariseos para ver si curaría en día de sábado, a fin de tener de qué acusarle.
Luk 6:8 Él, que conocía los pensamientos suyos, dijo al hombre de la mano seca: “Levántate y ponte en medio”. Él, levantándose, se quedó en pie.
Luk 6:9 Díjoles Jesús: “Voy a haceros una pregunta: si es lícito hacer bien o mal en sábado, salvar un alma o perderla”.
Luk 6:10 Y dirigiendo su mirada a todos ellos, les dijo: “Extiende tu mano”. Él lo hizo, y su mano quedó sana.
Luk 6:11 Ellos se llenaron de furor, y trataban entre sí qué podrían hacer contra Jesús.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Sobre la observancia del sábado

Tu amigo te necesita y lo sabes, pero callas, porque tú también necesitas ayuda en tu vida. ¿Quién será capaz de ayudar primero? Y digo primero, porque eso de la ayuda, tiene algo en común, que cuando uno ayuda, otro te ayuda, y el que has ayudado, ayuda. Y ¿quién no necesita de ayuda? A todos les hace falta alguna cosa, si no tienen esto, es otra cosa, y si tienen esto, les falta algo también. Nadie es un todo completo, porque todos necesitamos de todos. ¿Puede un vecino vivir contento, si ve que en la otra casa se pasan el día gritando?; los gritos llenan de mal humor, las malas caras llenan el alma de penas, porque estamos todos creados para la Belleza Suprema, que es alcanzar el Amor de Dios.

Este día de hoy, haz como Jesús hizo en sábado, y ayuda al necesitado. Unos, tan sólo necesitan saber que estás a su lado y no les reprochas sus fallos, sus silencios, sus errores. Hay quien sólo necesita que vivas bien, para sentirse mejores, y vivir bien es vivir en Gracia de Dios; ¡eso sí que es un lujo de vida!, ¡vivir con Dios todo el día!

P. Jesús

© copyright