Saltar al contenido

5 de octubre de 2018

Viernes 5 de Octubre de 2.018

Tiempo Ordinario /26º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 7, 7-11

Pedid y se os dará

(Dijo Jesús a sus discípulos):7Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8Porque quien pide recibe, quien busca halla y a quien llama se le abre. 9Pues ¿quién de vosotros es el que, si su hijo le pide pan, le da una piedra, 10o, si le pide un pez, le da una serpiente? 11Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre, que está en los cielos, dará cosas buenas a quien se las pide!

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Pedid y se os dará

Tienes que pedir, pero a Dios, a Jesús, que es Dios, porque hay quien tiene mucha necesidad y pide, pero ni sabe a quién. Desde luego que pedírselo a sí mismo, eso no funciona, aunque algunos dicen que sí; pero, a ver, ¿qué puedes dar tú?, ¿qué tienes?; sí, tienes esperanza y tienes necesidad, pero no eres dueño de nada, y hay que pedir al que es el Señor de todo; y sólo Dios, repito, sólo Dios, es el Dueño y Señor de todo lo creado, ¡incluso de ti!; por eso, si estás enfermo, pide a Dios, que te creó, pídele que te devuelva la salud; y si necesitas un mejor carácter, pídeselo a Dios, que Él puede ayudarte, porque lo que te pasa y te pase, Él, Dios, puede dirigirlo, si le das permiso, si le pides ayuda; y entonces, cosas malas que podrían pasarte y agriar tu carácter, no te pasarán, porque Él, Dios, por tú pedírselo, en nombre de Jesús, cambiará las cosas, y eso negativo que has pasado, será quizás, para alejarte a más de uno que te hubiera destrozado la vida; y sin éstos, entonces tú tienes mejor carácter, porque no has tenido que enfrentarlos, no has tenido que luchar contra el mal, que de tenerlos al lado, te hubieran clavado como puñal, y entonces, por tú no haber pasado por todo esto, no te has amargado y tienes mejor carácter; y con buen carácter, tendrás más salud, y con salud, más ganas de vivir, y queriendo vivir, te implicarás más en tus cosas y cumplirás mejor con tu deber, y todas las cosas te irán mejor de lo que no te fueron, porque confiaste en Dios y aceptaste eso malo, que te evitó algo PEOR.

Pide, debes pedir, y confiar en Dios, confiando incluso que lo malo, los malos, te han ayudado, y te ayuda siempre a tener una mejor vida hoy, eso sí, si tu vives en Gracia de Dios. ¿Cómo estás de confesión?… Bien. Así las cosas te irán bien, aunque pienses que no, y otro día dirás: “Ah, por eso pasó eso, porque en vez de un amigo, era un enemigo, ¡y yo no lo sabía y confié en él-ella!”… Y tantas cosas más te dirás, bendiciendo a Dios y amándolo más, mucho más, porque Dios sabe, y todo lo que permite, que no es lo que quisiera, sino que lo permite, porque los demás son libres, todo esto, SEGURO, que es que no puede evitarlo, por la libertad de otros, de todos; tú, eso sí, ¡hazlo siempre!, pon tu libertad en manos del Buen Dios, y reza, ora, ¡pide! al Dios que tiene nombre, y su nombre es Jesús.

P. Jesús

© copyright