Saltar al contenido

5 de junio de 2019

Miércoles 5 de Junio de 2.019

Tiempo Pascual /7º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 17, 11b-19

Jesús pide por ti

(Levantando los ojos al cielo, oró Jesús diciendo): 11bPadre santo, guarda en tu nombre a estos que me has dado, para que sean uno como nosotros. 12Mientras Yo estaba con ellos, Yo conservaba en tu nombre a éstos que me has dado, y los guardé, y ninguno de ellos pereció, si no es el hijo de la perdición, para que la Escritura se cumpliese. 13Pero ahora Yo vengo a ti y hablo estas cosas en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos. 14Yo les he dado tu palabra, y el mundo los aborreció, porque no eran del mundo, como yo no soy del mundo. 15No pido que los tomes del mundo, sino que los guardes del mal. 16Ellos no son del mundo, como no soy del mundo yo. 17Santifícalos en la verdad, pues tu palabra es verdad. 18Como tú me enviaste al mundo, así yo los envié a ellos al mundo, 19y yo por ellos me santifico, para que ellos sean santificados en la verdad.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Jesús pide por ti

Cuando Jesús, Dios, pidió a Dios Padre por sus apóstoles, que Él, Jesús, Dios, unido al Padre, había elegido de entre todos los demás, y los llamó y los hizo suyos uniéndolos al Padre, por Él, por Jesús de Nazaret, Dios Hijo Jesucristo, que es Uno con el Padre y el Espíritu Santo, unió con sus palabras a todos los que son sucesores de los apóstoles, y pidió por ti, sí, también por ti, porque Dios, desde siempre, te ha tenido en cuenta, porque te ama y te hace suyo en nombre del Padre, queriendo que tú te salves, que vivas la gracia santificante, que desde que Él, Jesús, Dios, murió, por Él, por el Hijo de Dios, tú puedas acceder, si quieres, a la salvación, uniéndote a Jesús, Dios, siendo uno con Él, como Él, Jesús, Dios, es Uno con el Padre y el Espíritu Santo, que vino al mundo cuando Dios, Jesús, fue al Padre, y Éste envió al mundo el Consolador; y tú eres consolado, guiado, protegido por Dios Espíritu Santo, que recibiéndole por el Bautismo, está en ti, y con Él, Dios Hijo y Dios Padre.

Tú eres el resultado de la oración y las obras de Dios, Jesús, que vino al mundo y padeció por ti, para unirte al Padre.

Ve al Padre por Jesús, el Hijo, y déjate guiar por el Espíritu Santo. Confía en Aquel que te ama y pidió por ti.

Si tienes fe, se lo debes a Jesús de Nazaret, porque Él murió, y Dios Padre envió, por Él, por Jesús de Nazaret, al Consolador, a Dios Espíritu Santo, que une a todos en el amor, en la caridad.

Disfruta de tu libertad que proclama tu fe, oh bendito de Dios en Santa unidad.

P. Jesús
© copyright