Saltar al contenido

5 de julio de 2017

Miércoles 5 de Julio de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 8, 28-34

La curación de los endemoniados

Mat 8:28 Llegó Jesús a la otra orilla, a la región de los gerasenos, le vinieron al encuentro, saliendo de los sepulcros, dos endemoniados, tan furiosos, que nadie podía pasar por aquel camino.
Mat 8:29 Y le gritaron, diciendo: “¿Qué hay entre ti y nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí a destiempo para atormentarnos?”.
Mat 8:30 Había no lejos de allí una numerosa piara de puercos paciendo,
Mat 8:31 y los demonios le rogaban, diciendo: “Si has de echarnos, échanos a la piara de puercos”.
Mat 8:32 Les dijo: “Id”. Ellos salieron y se fueron a los puercos, y toda la piara se lanzó por un precipicio al mar, muriendo en las aguas.
Mat 8:33 Los porqueros huyeron, y, yendo a la ciudad, contaron lo que había pasado con los endemoniados.
Mat 8:34 Toda la ciudad salió al encuentro de Jesús, y, viéndole, le rogaron que se retirase de sus términos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La curación de los endemoniados

Sí, no te asustes, porque es verdad lo que te diré: aún existen los demonios y aún, hoy en día, hay personas endemoniadas. También hay personas demoníacas, y hay una diferencia en ellos; las personas endemoniadas son poseídas por el demonio; las personas demoníacas son personas malas, muy malas… y las hay, ¡las hay!

Pero jamás, ninguna de ellas, puede más que Dios, y jamás ninguna de ellas, ha vivido más de ciento veinte años; así que van a morir todas, y hay que rezar para que todas se salven, porque, por la Cruz de Dios, se llevó a cabo el exorcismo mundial: la Sangre de Cristo, derramada por todos los hombres, también por los endemoniados y los demoníacos. Y por ti, ¡claro que sí!, claro que sí… tú eres salvado por la Cruz, con Cristo.

Acéptalo. Cambia de vida y vive en la Paz de Dios.

Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío.

P. Jesús

© copyright