Saltar al contenido

5 de diciembre de 2018

Miércoles 5 de Diciembre de 2.018

Tiempo de adviento /1º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 15, 29-37

Van a Dios los necesitados

29Partiendo de allí, vino Jesús cerca del mar de Galilea, y, subiendo a una montaña, se sentó allí. 30Se le acercó una gran muchedumbre, en la que había cojos, mancos, ciegos, mudos y muchos otros, que se echaron a sus pies y los curó. 31La muchedumbre se maravillaba viendo que hablaban los mudos, los mancos sanaban, los cojos andaban y veían los ciegos. Y glorificaban al Dios de Israel.

32Jesús llamó a sí a sus discípulos y dijo: Tengo compasión de la muchedumbre, porque ha ya tres días que están conmigo y no tienen qué comer; no quiero despedirlos ayunos, no sea que desfallezcan en el camino. 33Los discípulos le contestaron: ¿De dónde vamos a sacar en el desierto tantos panes para saciar a tanta muchedumbre? 34Díjoles Jesús: ¿Cuántos panes tenéis? Ellos contestaron: Siete y algunos pececillos. 35Y mandando a la muchedumbre que se recostara en tierra, 36tomó los siete panes y los peces, y, dando gracias, los partió y se los dio a los discípulos, y éstos a la muchedumbre. 37Y comieron todos y se saciaron, y se recogieron de los pedazos que quedaron siete espuertas llenas.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Van a Dios los necesitados

El mismo pecado que ha contaminado al mundo, el pecado original, éste, junto al pecado personal, sea de unos o de otros, lleva a los necesitados de ayuda y consuelo, a Dios. Lo que apartó, lo que separó a Dios de los hombres, ¡el pecado!, también por él, tantas veces, el necesitado acude a Dios; que de no estar necesitado, no iría a su encuentro, y es para pensar que todo, lo bueno o lo malo, puede tener un buen fin, si te lleva a Dios, el que te ama sin fin, sin final, es su amor por ti. Valora que tienes a todo un Dios, que te ama, tanto, que dio la vida por ti, porque quiere vivir contigo, si tú quieres; ¿quieres?, di que sí. ¡Sí!

P. Jesús

© copyright