Saltar al contenido

5 de agosto de 2018

Domingo 5 de Agosto de 2.018

Tiempo Ordinario /18º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 6, 24-35

¿Buscas a Jesús, Dios?

24Cuando la muchedumbre vio que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos tampoco, subieron en las barcas y vinieron a Cafarnaúm en busca de Jesús.

25Habiéndole hallado al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo has venido aquí? 26Les contestó Jesús, y dijo: En verdad, en verdad os digo, vosotros me buscáis, no porque habéis visto los milagros, sino porque habéis comido los panes y os habéis saciado; 27procuraos, no el alimento perecedero, sino el alimento que permanece hasta la vida eterna, el que el Hijo del hombre os da, porque Dios Padre le acreditó con su sello. 28Dijéronle, pues: ¿Qué haremos para hacer obras de Dios?29Respondió Jesús y les dijo: La obra de Dios es que creáis en aquel que Él ha enviado.

30Ellos le dijeron: Pues tú, ¿qué señales haces para que veamos y creamos? ¿Qué haces? 31Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: <<Les dio a comer pan del cielo>>.32Díjoles, pues, Jesús: En verdad, en verdad os digo: Moisés no os dio pan del cielo; es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo; 33porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da la vida al mundo.34Dijéronle, pues, ellos: Señor, danos siempre ese pan.

35Les contestó Jesús: Yo soy el pan de vida; el que viene a mí, no tendrá más ya hambre, y el que cree en mí, jamás tendrá sed.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¿Buscas a Jesús, Dios?

¡Búscale!, busca a Jesús, Dios, y te diré dónde puedes hallarle, donde le hallarás de seguro, está en la Iglesia Católica; y cada vez que un santo sacerdote celebra la Eucaristía, se produce el milagro de la venida de Dios en las especies de pan y vino, porque Dios se quedó en el mundo, Dios está en el mundo. Ve a Misa, confiésate y comulga, y en el sacramento de la comunión, Dios, Jesús, se unirá a ti, dentro de tu corazón, y no sólo por el sentimiento, sino también físicamente está presente en ti Jesucristo. Es de fe.

P. Jesús

© copyright