Saltar al contenido

4 de junio de 2019

Martes 4 de Junio de 2.019

Tiempo Pascual /7º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 17, 1-11a

Dios verdadero

1Esto dijo Jesús, y, levantando sus ojos al cielo, añadió: Padre, llegó la hora; glorifica a tu Hijo, para que el Hijo te glorifique, 2según el poder que le diste sobre toda carne, para que a todos los que tú le diste, les dé Él la vida eterna. 3Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado Jesucristo. 4Yo te he glorificado sobre la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste realizar. 5Ahora tú, Padre, glorifícame cerca de ti mismo con la gloria que tuve cerca de ti antes que el mundo existiese.

6He manifestado tu nombre a los hombres que de este mundo me has dado. Tuyos eran y tú me los diste, y han guardado tu palabra. 7Ahora saben que todo cuanto me diste viene de ti; 8porque yo les he comunicado las palabras que tú me diste, y ellos ahora las recibieron y conocieron verdaderamente que yo salí de ti, y creyeron que tú me has enviado. 9Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que tú me diste; porque son tuyos, 10y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío, y yo he sido glorificado en ellos. 11aYo ya no estoy en el mundo, pero ellos están en el mundo, mientras yo voy a ti.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Dios verdadero

Sólo hay un Dios verdadero y su enviado, Jesucristo, ¡Dios Hijo!, que siendo Dios, se hizo hombre para redimir a los hombres, para demostrar que el hombre puede y debe amar a Dios sobre todas las cosas y personas, con voluntad y toda la fuerza de su fe, con su mente y corazón y la potencia del alma, que vive en un corazón que ama a Dios de verdad y se deja amar por Él.

Es tan grande que Dios, ¡Dios!, viniera al mundo en el cuerpo de Jesucristo, el Hijo de Dios y de la Virgen María, y que lo hiciera por amor, para rescatarnos de una muerte segura, y darnos la vida eterna en el Reino de Dios.

Dios ama al hombre, a la persona. ¿Ama el hombre, la persona, a Dios? Algunos sí, algunos le aman, aman a Dios con todas sus fuerzas, con toda la libertad de decidir creer, tener fe y saber todo de Dios, que se conoce a Dios a través de las Sagradas Escrituras.

Lee y aprende, comprende y ten fe, porque el amor lo puede todo, todo.

Sálvate. Puedes salvarte por tu fe en Cristo, por querer la salvación que viene de Dios. Sé santo, sé santa; ¡sálvate!

P. Jesús
© copyright