Saltar al contenido

31 de agosto de 2016

Miércoles 31 de Agosto de 2.016

Evangelio:

San Lucas 4, 38-44

Nuevas curaciones

Luk 4:38 Saliendo Jesús de la sinagoga, entró en casa de Simón. La suegra de Simón estaba con una gran calentura, y le rogaron por ella.
Luk 4:39 Acercándose, mandó a la fiebre, y la fiebre la dejó. Al instante se levantó y les servía.
Luk 4:40 Puesto el sol, todos cuantos tenían enfermos de cualquier enfermedad los llevaban a Él, y Él imponiendo a cada uno las manos, los curaba.
Luk 4:41 Los demonios salían también de muchos gritando y diciendo: “Tú eres el Hijo de Dios”. Pero Él los reprendía y no los dejaba hablar, porque conocían que era el Mesías.
Luk 4:42 Llegando el día, salió y se fue a un lugar desierto; las muchedumbres le buscaban, y, viniendo hasta Él, le retenían para que no se partiese de ellos.
Luk 4:43 Pero Él les dijo: “Es preciso que anuncie también el Reino de Dios en otras ciudades, porque para esto he sido enviado”.
Luk 4:44 E iba predicando por las sinagogas de Judea.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Nuevas curaciones

Si Jesús, Dios, te ha curado de alguna enfermedad, de algún dolor, de algo malo que estabas viviendo, entonces, haz tú como la suegra de Pedro; y ahora que estás bien, ponte a servir al Señor; demuéstrale que le estás agradecido-a de que te haya curado, de que te haya ayudado a salir de ésa, y sírvele. ¿Que no sabes cómo? Pues te diré que hay muchas cosas que puedes hacer por Dios, como es, propagar tu fe, como es, ir a limpiar la Iglesia, como puede ser, ofrecerte para vigilar la Iglesia, tú con otros dos, y siendo tres, se pueda tener la Iglesia abierta para que quien lo necesite, vaya y encuentre y halle a Dios, que lo espera en el Sagrario.

Este mes voy a hablaros de las cosas que podéis hacer por Dios, unos con otros. Sé que te gusta este tema, porque es lo que deseas hacer desde que tienes fe, servir a Dios.

P. Jesús

© copyright