Saltar al contenido

27 de septiembre de 2019

Viernes 27 de Septiembre de 2.019

Tiempo Ordinario /25º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 9, 18-22

La confesión de Pedro

18Aconteció que, orando Él (Jesús) a solas, estaban con Él los discípulos, a los cuales preguntó: ¿Quién dicen las muchedumbres que soy yo? 19Respondiendo ellos, le dijeron: Juan Bautista; otros, Elías; otros, que uno de los antiguos profetas ha resucitado. 20Díjoles Él: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Pedro, dijo: El Ungido de Dios. 21Él les prohibió decir esto a nadie. Añadiendo: 22Es preciso que el Hijo del hombre padezca mucho y que sea rechazado de los ancianos, y de los príncipes de los sacerdotes, y de los escribas, y sea muerto y resucite al tercer día.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La confesión de Pedro

Hablemos claro, aquí, entre tú y yo: Jesús es Dios.

Repito: Jesús es Dios. ¡Que sí!

Sólo Dios puede hacer los milagros que hizo Jesús, ¡sólo Dios!

Dime de alguien que, en nombre propio, haya podido hacer cambiar de rumbo la naturaleza en su lógica física y natural, en su fuerza cósmica, en sus costumbres legales de su ley natural; sólo Jesús de Nazaret, que es Dios. Y si algunos santos, que hay, han sido portadores de milagros, siempre ha sido en nombre de Dios y con Dios. Difícilmente una persona que no viva en gracia de Dios, puede ser instrumento divino, porque sólo Dios, el Creador y Todopoderoso Amor, puede y hace milagros en la Caridad, porque Dios es Amor, y nos ama, y amándonos, da su Amor en forma de milagros, sea en su propio nombre, Jesús, sea por intercesión, utilizando la fe de otros.

Confía en Dios, y pídele milagros, ¿por qué no? ¡Claro que puedes pedir a Dios milagros, para el bien del mismo Dios, que es Amor. Decídete a tener más fe y a confiar más en Jesús de Nazaret, que es Dios.

Pide por ti, y pide por los demás, porque tú, tú tienes que vivir ya en santidad; ¡santo-a! Ama a Dios sobre todas las cosas y cree en Él, en que Jesús de Nazaret es Dios, y pide, pide el milagro de un mundo mejor, con más amor a Dios y entre todos los hombres; para que pase eso, se necesita de Dios, porque Satanás está al acecho y no quiere un mundo donde se adore a Dios.

Adoremos a Dios con todas las fuerzas de nuestro corazón: ¡¡qué milagro!!

P. Jesús
© copyright