Saltar al contenido

27 de agosto de 2019

Martes 27 de Agosto de 2.019

Tiempo Ordinario /21º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 23, 23-26

Justicia, misericordia, buena fe

(Dijo Jesús): 23¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, que diezmáis la menta, el anís y el comino, y dejáis lo más grave de la Ley: la justicia, la misericordia y la lealtad! Bien sería hacer aquello, pero sin omitir esto. 24Guías ciegos, que coláis un mosquito y os tragáis un camello. 25¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, que limpiáis por de fuera la copa y el plato, que por dentro están llenos de rapiñas y codicias! 26Fariseo ciego, limpia primero por dentro la copa, para que también su exterior quede limpio.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Justicia, misericordia, buena fe

Lo justo tiene que hacerse, debe hacerse, hay que cumplir con el deber humano, cristiano, de estado. El que es sacerdote, ¡que cumpla su cometido! El que es padre-madre, ¡que cumpla su función! El que es hijo-a, ¡cumpla toda su vida con el cuarto mandamiento!, honrar a su padre y a su madre, ¡es de Ley, Ley de Dios! El que es soltero, que tenga una vida digna, llena de pureza, mansedumbre, castidad; ¡nada de fornicar y de hacer actos impuros! El que tenga salud, ¡que trabaje!, sea cobrando o de gratis, pero que nadie se dé al ocio, al egoísmo; ¡ayudaos unos a otros! El que esté enfermo, que se cuide, que acuda al médico y confíe en la medicina y en la oración, que todo lo puede; que se deje cuidar y tenga paciencia en su enfermedad, con su enfermedad. El solo que busque a Dios, y el que no está solo, también que lo busque, con la oración y la acción de gracias. Que todos se bauticen, que usen de la confesión asiduamente, y comulguen, siempre estando en gracia de Dios. Que nadie juzgue al hermano, más bien comprenda su vida y le ayude a vivirla en gracia de Dios, por el ejemplo de su vida, viviendo él, ¡tú!, siempre, en gracia de Dios; y veréis como la Divina Providencia hace maravillas en vuestras vidas y en la de los demás. Sobre todo confiad en Dios, más que en el dinero, porque Dios es Rey y Señor de Cielos y tierra, y todo lo que necesitáis, ¡pedídselo!, porque el Rey manda y ordena.

Misericordia para el pecador. Buen ejemplo para el que es tentado, y los santos siempre son tentados, no más que otros, pero sí como todos. Vosotros santos, recordad que Jesús fue tentado, y por ser Dios, superó la prueba, la mala tentación. Los santos son tentados y necesitan misericordia, para que no se llene su corazón de soberbia y su mente de orgullo, por esto es importante que los hermanos en la fe se den la mano, y se ayuden con palabras y con obras de misericordia. ¡No juzguéis!, porque el Demonio hace caer, y la misericordia levanta. ¡Levántate!, ¡vamos!, Dios te ama.

Hacer las cosas, decir las cosas, con buena fe, esperando siempre lo mejor de los demás, viendo siempre la mejor parte, y en todo, lo providencial; incluso del pecado, saca Dios cosas buenas para las almas, como es la humildad y el dolor por ser un pecador. ¡Ánimo!, Dios te ama, cada día más.

Paz.

P. Jesús
© copyright