Saltar al contenido

26 de julio de 2020

Domingo 26 de Julio de 2.020

Tiempo Ordinario/17º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 13, 44-52

Tesoro, mi tesoro

(Dijo Jesús a la muchedumbre): 44Es semejante el reino de los cielos a un tesoro escondido en un campo, que quien lo encuentra lo oculta y, lleno de alegría, va, vende cuanto tiene y compra aquel campo.45Es también semejante el reino de los cielos a un mercader que busca perlas preciosas, 46y, hallando una de gran precio, va, vende todo cuanto tiene y la compra.

47Es también semejante el reino de los cielos a una red barredera, que se echa en el mar y recoge peces de toda suerte, 48y, llena, la sacan sobre la playa, y, sentándose, recogen los peces buenos en canastos, y los malos los tiran. 49Así será a la consumación del mundo: saldrán los ángeles y separarán a los malos de los justos, 50y los arrojarán al horno de fuego; allí habrá llanto y crujir de dientes.51¿Habéis entendido todo esto? Respondiéronle: Sí. 52Y les dijo: Así, todo escriba instruido en la doctrina del reino de los cielos es como el amo de casa, que de su tesoro saca lo nuevo y lo añejo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Tesoro, mi tesoro

Dios es el Tesoro más grande; tenerlo, estar con Él, vivir en su Reino de los Cielos, otro día, cuando llegue el momento.

Los Judíos, pueblo elegido, tenían a Dios, y muchos de ellos lo reconocieron en Jesús, el Cristo; y viendo su Tesoro, lo escondieron, compraron el campo, y son salvados, en el nombre de Jesús, Dios.

P. Jesús
© copyright