Saltar al contenido

25 de mayo de 2020

Lunes 25 de Mayo de 2.020

Tiempo Pascual/7º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 16, 29-33

Dios lo sabe todo

29Dijéronle los discípulos (a Jesús): Ahora hablas claramente y no dices parábola alguna. 30Ahora sabemos que conoces todas las cosas y que no necesitas que nadie te pregunte; en esto creemos que has salido de Dios. 31Respondióles Jesús: ¿Ahora creéis? 32He aquí que llega la hora, y ya es llegada, en que os dispersaréis cada uno por su lado y a mí me dejaréis solo; pero no estoy solo, porque el Padre está conmigo. 33Esto os lo he dicho para que tengáis paz en mí; en el mundo habéis de tener tribulación; pero confiad, Yo he vencido al mundo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Dios lo sabe todo

De ti, de todos; Dios lo sabe todo, ¡no te escondas!, ¡sal!, ¿no ves que no se puede esconder la luz?, y tú eres luz; aún con tu imperfección, ERES LUZ, así que no te escondas, que vean que vas a confesarte arrepentido-a, porque sé que lo estás. Regresa a Casa, a la Iglesia Católica, ¡vuelve a tu lugar!, al sitio donde perteneces, porque Jesús pagó por ti con su muerte, y quiere que comas de su Cuerpo y bebas de su Sangre, para que sientas cómo te ama, porque Dios te ama ¡tanto!

Pasaste tu crisis, viviste la tentación y te alejaste de recibir el perdón de Dios en la confesión, te uniste a los que renuncian a vivir con Dios, por la unión en la Eucaristía, y ahora, ahora no eres feliz en ningún lado, te sientes mal, porque no sólo cantar y abrazar a los hermanos da felicidad. ¿Sabes lo que une?, lo que os une es reconoceros unos a otros, unos mismos pecadores, y ver la humildad de otros, y tener la tuya de ir a pedir perdón. ¡Eso une más que cualquier religión falsa!, el vivir la realidad de que Dios vino a salvar a los pecadores, ¡a ti!, sí, a ti, y a todos, que todos pecáis, y es bueno que lo sepas; ¡ya está bien de esperar y buscar la perfección en los demás y no hacer examen de conciencia!

Sé que los católicos pecan, ¡y ellos, los buenos católicos, lo saben y van a confesarse!; en ninguna otra religión van a buscar el perdón de Dios. Algunos hablan de sus pecados en la asamblea, y no recuerdan que se lee en la Sagrada Biblia, que no se puede hablar del mal que hacen los malos; que hay que ser discretos con ello y ellos, que si sabes de alguien que no se porta bien, vayas a los ancianos y pidas ayuda para él, y antes, tú solo le digas que se porte bien, pero, ¿en dónde has leído tú de la Sagrada Biblia que hay que propagar los pecados cometidos?; la misma mujer adultera, calló, y Dios, Jesús, como el buen sacerdote católico, calla y no condena, sino que te pide que te vayas y no peques más, y te dice que Dios te ha perdonado, porque así es, Dios te ha perdonado, si te has confesado.

¡Viva la nueva vida, recibida por el sacramento de la Penitencia!

Te animo a confesarte y callar ante el mundo tus pecados pasados. Todo es nuevo para los que reciben el sacramento de la Penitencia, es decir, el sacramento de la confesión. Porque Dios Espíritu Santo, sale a tu encuentro, a consolarte, a llenarte de esa alegría interior que es espiritual, y que es saberse perdonado por Dios Padre, al cumplir con las enseñanzas de Dios Hijo, Jesucristo, que entregó a Pedro las llaves del Cielo y les dijo a sus apóstoles que los pecados que ellos, en nombre de Dios, perdonaran, quedarían perdonados; por eso, todos los que mueren son juzgados a partir de los pecados no confesados; los confesados, ni se recuerdan, si se han confesado bien.

Cree, cumple y disfruta de ser Cristiano Católico.

P. Jesús
© copyright