Saltar al contenido

25 de mayo de 2019

Sábado 25 de Mayo de 2.019

Tiempo Pascual /5º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 15, 18-21

No temas al mundo

(Dijo Jesús a sus discípulos): 18Si el mundo os aborrece, sabed que me aborreció a mí primero que a vosotros. 19Si fueseis del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, sino que yo os escogí del mundo, por esto el mundo os aborrece. 20Acordaos de la palabra que yo os dije: No es el siervo mayor que su señor. Si me persiguieron a mí, también a vosotros os perseguirán; si guardaren mi palabra, también guardarán la vuestra. 21Pero todas estas cosas haránlas con vosotros por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

No temas al mundo

Es natural que muchos te aborrezcan y no te quieran y te dañen, pero Dios te ama y lo suple todo, y con el tiempo, te libra de las ataduras y de los deseos del odio de los que no tienen a Dios, porque si lo tuvieran, te amarían; si no te aman, es que no tienen a Dios, y punto.

¿Qué puedes hacer?; aceptarlo y disfrutar de los que sí tienen a Dios y sí que te aman, y sí que te comprenden y te respetan, incluso admiran tus cualidades; y en cuanto a tus defectos, quieren que los transformes en virtudes, y te piden respeto para ellos, sin dejar de amarte, pero a la vez, ayudándote a ser mejor, porque puedes ser mejor; tienes que ser mejor y mejorar tu calidad de vida. ¡Que cada vez peques menos y seas más perfecto, más santo!, esto es lo que quieren los que te aman tanto, por amar a Dios y tener el amor del Santo, Dios en Unidad.

Busca a la Virgen María con tu oración, y deja y quiere y espera que Ella te muestre a Dios, que siempre lo lleva en su corazón, y por eso lo llevó en sus entrañas, por amor, porque la Virgen María es la que amó más a Dios, por ser plena de Gracia.

Gratitud a la Virgen Inmaculada.

Amor a la Madre de Dios.

Disfruta de la vida, yendo siempre unido al Santo Rosario rezado a la Virgen María, y Ella cambiará tu vida, si dejas que se meta en tus cosas; pero hay quien le reza y, a la vez, no le permite que se meta en sus cosas, no le muestra que le falta vino en la mesa, y Ella, una y otra vez, le pide a tu Ángel de la Guarda que ayude a tu corazón, a la santa oración; y tú sigues rezando pero no confiando, y entonces sigues sin vino, y sigues triste, porque rezas pero no pones en tus oraciones el corazón en Ella, en la Madre de Dios, que quiere que no te falte nada para tu felicidad.

Pero hijo-a, cree de verdad en Ella, en la Virgen María, porque no basta rezarle cada día, tienes que contarle también tus cosas, o por lo menos invitarla a tu corazón, y luego, Ella, dentro de tu corazón, hará la gran revolución del amor, y pondrá las cosas claras, y no dejará que te falte nada de lo que necesites para ser feliz.

Confía en Ella; si lo sabré yo. ¡Ay!, si te contara…

P. Jesús
© copyright