Saltar al contenido

25 de junio de 2020

Jueves 25 de Junio de 2.020

Tiempo Ordinario/12º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 7, 21-29

¿Quieres entrar en el Reino de los Cielos?

(Dijo Jesús a sus discípulos): 21No todo el que dice: ¡Señor, Señor! entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos. 22Muchos me dirán en aquel día: ¡Señor, Señor!, ¿no profetizamos en tu nombre, y en nombre tuyo arrojamos los demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23Yo entonces les diré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de iniquidad. 24Aquel, pues, que escucha mis palabras y las pone por obra, será como el varón prudente, que edifica su casa sobre roca. 25Cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y dieron sobre la casa, pero no cayó, porque estaba fundada sobre roca. 26Pero el que me escucha estas palabras y no las pone por obra, será semejante al necio, que edificó su casa sobre arena. 27Cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y dieron sobre la casa, que se derrumbó estrepitosamente.

28Cuando acabó Jesús estos discursos, se maravillaban las muchedumbres de su doctrina, 29porque les enseñaba como quien tiene poder, y no como sus doctores.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¿Quieres entrar en el Reino de los Cielos?

Alguien puede pensar que Dios no va a ayudarlo a conseguir la santidad y que tendrá que pasar por el Purgatorio, porque él no puede, por sí solo, conseguir la perfección, ¡ser santo!

Si tú eres de esos, de los que creen que sólo puedes ir al Purgatorio, porque ser santo no lo vas a conseguir por tus propios esfuerzos, te ruego, te pido que te apoyes en Cristo, que confíes en Él, en Dios, Jesús, y le pidas que te haga santo. Es más, te diré que por eso vino al mundo Dios Hijo, para que los pecadores fueran santos, después de arrepentirse y pidiendo perdón a Dios en el confesonario, se dejaran guiar por Dios Espíritu Santo, que los quiere consolar de sus pecados pasados y darles la paz del Amor de Dios en unidad, para que se acerquen a Jesús, Dios, en la Comunión, y unidos a la Divinidad, un sólo Dios, sean uno, como Jesús es uno con el Padre, y así, por la unión en la voluntad de todos, tuya y de Dios, Dios te haga santo, porque es la única manera de serlo, y puedes serlo, ¡es de fe!; y es de fe, que puedes pedírselo a Dios, pedirle tu santidad, que Él quiere hacer de ti una persona nueva, llena de alegría, repleta de bondad para servir a Dios, ayudando a los demás a conseguir también la santidad, dándoles ejemplo de piedad, de virtudes, y mostrando los dones espirituales que Dios Espíritu Santo te da.

Dios puede hacerte santo, eso quiere, ¡es de fe!

P. Jesús
© copyright