Saltar al contenido

24 de octubre de 2018

Miércoles 24 de Octubre de 2.018

Tiempo Ordinario /29º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 12, 39-48

Jesús vendrá, ¡volverá!

(Dijo Jesús  a sus discípulos): 39Vosotros sabéis bien que, si el amo de casa conociera a qué hora habría de venir el ladrón, velaría y no dejaría horadar su casa. 40Estad, pues, prontos, porque a la hora que menos penséis vendrá el Hijo del hombre. 41Dijo Pedro: Señor, ¿es a nosotros a quienes dices esta parábola o a todos? 42El Señor contestó: ¿Quién es, pues, el administrador fiel, prudente, a quien pondrá el amo sobre su servidumbre para distribuirle la ración de trigo a su tiempo? 43Dichoso ese siervo a quien el amo, al llegar, le hallare haciendo así. 44En verdad os digo que le pondrá sobre todos sus bienes. 45Pero si ese siervo dijese en su corazón: Mi amo tarda en venir, y comenzase a golpear a siervos y siervas, a comer, y beber, y embriagarse, 46llegará el amo de ese siervo el día que menos lo espere y a la hora que no sabe, y le mandará azotar y le pondrá entre los infieles. 47Ese siervo que, conociendo la voluntad de su amo, no se preparó ni hizo conforme a ella, recibirá muchos azotes. 48El que, no conociéndola, hace cosas dignas de azotes, recibirá pocos. A quien mucho se le da, mucho se le reclamará, y a quien mucho se le ha entregado, mucho se le pedirá.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Jesús vendrá, ¡volverá!

Nosotros le esperamos, tenemos fe, creemos en esta alegría, la de su venida, que será para llevarnos al Paraíso, ¡al Cielo!; pero ¿estás preparado-a? No es broma eso de que vendrá Jesús, ¡es la gran Verdad del Evangelio de la fe, de nuestra bendita fe!; entonces, piensa en que puede ser hoy o mañana, que venga Jesús, porque no sabemos ni el día ni la hora, pero vendrá, y tú tienes que estar preparado, debes de estarlo, para salvarte; ¡tienes que ser de los que van a vivir eternamente, viviendo, gozando del amor de Dios plenamente.

Por favor, reacciona, medita, piensa y prepárate, no para morir, sino por si viene Jesús a buscarte, a rescatarte; esto es más feliz que esperar la muerte; tú espera la vida eterna y dichosa en el Cielo prometido. ¡Dios cumple sus promesas!

¡Que viene! ¡Vendrá!

P. Jesús

© copyright