Saltar al contenido

24 de junio de 2019

Lunes 24 de Junio de 2.019

Tiempo Ordinario /12º -Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 1, 57-66.80

Juan, el hijo de Isabel y Zacarías

57Le llegó a Isabel el tiempo de dar a luz, y parió un hijo. 58Oyendo sus vecinos y parientes que el Señor le había mostrado la grandeza de su misericordia, se congratulaban con ella. 59Al octavo día vinieron a circuncidar al niño, y querían llamarle con el nombre de su padre, Zacarías. 60Pero la madre tomó la palabra y dijo: No, se llamará Juan. 61Le decían: ¡Si no hay ninguno en tu parentela que se llame con ese nombre! 62Entonces preguntaron por señas al padre cómo quería que se llamase; 63y pidiendo unas tablillas, escribió: Juan es su nombre. Y todos se maravillaron. 64Y al instante se abrió su boca (y se soltó) su lengua, y, empezando a hablar bendecía a Dios.

65Se apoderó el temor de todos los vecinos, y en toda la montaña de Judea se contaban todas estas cosas, 66y cuantos las oían, pensativos, se decían: ¿Qué vendrá a ser este niño? Porque, en efecto, la mano del Señor estaba con él.

80El niño crecía y se fortalecía en espíritu, y moraba en los desiertos hasta el día de su manifestación a Israel.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Juan, el hijo de Isabel y Zacarías

La virtud se emparentaba, Isabel era prima de la Virgen María, la mujer llena de Gracia. Seguro que tú y los de tu casa, por la influencia de tus abuelos, tíos, sois semejantes, porque es bien cierto que la vida común en una familia, marca, tantas veces, el carácter; ¿podemos pensar que también deja huella en la parte espiritual de la persona?; vemos que Juan y Jesús son primos; ambos, antes de emprender su ministerio, pasan por el desierto; ambos, desde pequeños, crecían y se fortalecían en espíritu, aunque uno, Jesús, era y es Dios, el Hijo de Dios y de la Virgen María, y el otro, hijo de Zacarías e Isabel, la prima de la Virgen María.

P. Jesús
© copyright